4.3
(12)

El incendio declarado el domingo en el barrio de Juncalillo, en las cumbres de Gran Canaria, todavía no ha podido ser controlado y la zona afectada ha aumentado de 1.000 a 1.500 hectáreas, dado que durante la noche se han registrado rachas de viento de 70 kilómetros por hora que han dificultado que se pudiese contener dentro del perímetro establecido, de 23 kilómetros.

View this post on Instagram

Gran #incendio forestal, en gran #canarías, evacuaciones a un número cercano a 1.000 personas #España🇪🇸

A post shared by Alerta Roja (@alerta_roj) on

En una nueva rueda de prensa para dar cuenta de las tareas de extinción y la evolución del incendio, el presidente de CanariasÁngel Víctor Torres ha afirmado que la noche ha sido «especialmente dura», pues si bien hasta las doce de la noche se pudo contener el fuego dentro del perímetro, alrededor de la una de la madrugada fue necesario evacuar el casco de Tejeda y barrios aledaños, cuyos vecinos han sido alojados en el albergue instalado en el municipio de San Mateo y no regresarán a sus casas hasta que no se garantice la seguridad.

Un millar de personas permanecen fuera de sus casas. El presidente canario ha detallado que durante el domingo se descargaron sobre la zona afectada por el fuego entre 250.000 y 300.000 litros de agua a través de los operativos terrestres y los nueve helicópteros, la avioneta y el hidroavión del Ministerio de Agricultura, que llegó a la isla esta tarde.

230 personas del operativo terrestre trabajan en las labores de extinción, a los que se han sumado retenes de Protección Civil, que estarán disponibles para atajar cualquier circunstancia que pueda ocurrir en el perímetro del incendio

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 12

Aun no hay votos