4.3
(23)

(Imagen de portada flota pesquera China /Archivo)

Los expertos han advertido que es casi imposible desafiar a los pesqueros pintados de azul y a sus tripulaciones sin desencadenar un enfrentamiento militar en el Mar de China Meridional. Los analistas del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) de Singapur afirmaron que se trata del «mayor número de buques reunidos en cualquier momento en un arrecife de las Spratly». Al parecer, los buques están provistos de armas automáticas y tienen una velocidad máxima superior a la del 90% de los barcos pesqueros del mundo.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, declaró: «Debido a la situación marítima, algunos barcos de pesca se han refugiado del viento cerca de Niu’e Jiao, lo cual es bastante normal.

«Esperamos que las partes implicadas puedan ver esto de forma racional».

Mientras que la embajada china insistió en que «no hay ninguna milicia marítima china como se alega».

Todo ello se produce mientras la Unión Europea ha denunciado este sábado a China por poner en peligro la paz en el Mar de China Meridional y ha instado a todas las partes a acatar el fallo de un tribunal de 2016 que rechazó la mayor parte de las reclamaciones de soberanía de China en el mar, pero que Pekín ha rechazado.

La UE dio a conocer la semana pasada una nueva política destinada a aumentar su influencia en la región indopacífica para contrarrestar el creciente poder de China.

El viernes, Filipinas protestó ante China por no haber retirado lo que calificó de barcos «amenazantes», supuestamente tripulados por la milicia marítima, en torno al disputado Arrecife de Whitsun, que Manila denomina Arrecife de Julián Felipe.

«Las tensiones en el Mar de China Meridional, incluida la reciente presencia de grandes embarcaciones chinas en el Arrecife Whitsun, ponen en peligro la paz y la estabilidad en la región», dijo un portavoz de la UE en un comunicado el sábado.

Flota pesquera China /Archivo

La UE reiteró su firme oposición a «acciones unilaterales que puedan socavar la estabilidad regional y el orden internacional basado en normas».

Instó a todas las partes a resolver las disputas de forma pacífica, de acuerdo con el derecho internacional, y destacó un arbitraje internacional de 2016 que había fallado a favor de Filipinas, al tiempo que invalidaba la mayoría de las reclamaciones de China en el mar de China Meridional.

China rechazó la acusación de la UE de que sus barcos en el arrecife de Whitsun, que China llama Niu’E Jiao, habían puesto en peligro la paz y la seguridad.

La misión china ante la UE reiteró el sábado en un comunicado que el arrecife forma parte de las islas Nansha, o islas Spratly, de China, y que era «razonable y lícito» que los barcos pesqueros chinos operaran allí y se resguardaran del viento.

La declaración china también insistió en que la soberanía, los derechos y los intereses de China en el Mar de China Meridional se formaron en el «largo curso de la historia y en consonancia con el derecho internacional» y rechazó el fallo del tribunal de 2016 como «nulo e inválido».

«El Mar de China Meridional no debe convertirse en una herramienta para que ciertos países contengan y repriman a China, y mucho menos en un campo de lucha para la rivalidad de las grandes potencias», decía el comunicado chino.

A China le preocupa cada vez más que Europa y otros países hagan caso al llamamiento del presidente estadounidense, Joe Biden, a adoptar un «enfoque coordinado» hacia China, que hasta ahora se había materializado en forma de sanciones por su represión de la seguridad en Hong Kong y el trato a los musulmanes uigures.

El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, declaró el mes pasado que Washington «apoya a su aliado, Filipinas», frente a la concentración de la milicia marítima china en el Arrecife de Pentecostés.

Fuente de la información Express.co.uk

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 23

Aun no hay votos