5
(7)

La India ha ordenado una vigilancia más estricta de una rara enfermedad fúngica que afecta a los pacientes del COVID-19, según las autoridades, lo que aumenta la presión sobre los hospitales que luchan contra el mayor número de infecciones diarias del mundo por el nuevo coronavirus.

La mucormicosis, u «hongo negro», suele infectar a personas cuyo sistema inmunitario está comprometido, y provoca ennegrecimiento o decoloración sobre la nariz, visión borrosa o doble, dolor en el pecho, dificultades respiratorias y tos con sangre.

Los médicos creen que el uso de esteroides para tratar la COVID-19 grave podría ser la causa de la oleada de casos, ya que esos fármacos reducen la inmunidad y hacen subir los niveles de azúcar.

El Secretario de Sanidad, Lav Agarwal, declaró en una carta dirigida a los gobiernos estatales que la mucormicosis había surgido como un nuevo reto para los pacientes de COVID-19 que reciben tratamiento con esteroides y los que tienen diabetes preexistente.

«Esta infección fúngica está provocando una morbilidad y una mortalidad prolongadas entre los pacientes con COVID-19», dijo en la carta del jueves.

Agarwal no dio cifras de los casos de mucormicosis en todo el país, pero Maharashtra, uno de los estados más afectados por la segunda oleada de infecciones por coronavirus, ha notificado 1.500 casos.

Agarwal pidió a los gobiernos estatales que la declararan como «enfermedad de declaración obligatoria» en virtud de la Ley de Epidemias, lo que significa que tienen que identificar y seguir cada caso.

El jueves, India informó de 276.110 nuevos contagios de coronavirus en las 24 horas anteriores, cifra ligeramente superior a la del día anterior, pero muy por debajo de los 400.000 registrados a principios de este mes en una segunda oleada devastadora.

El número total de casos asciende a 25,77 millones, el segundo más alto del mundo después de Estados Unidos. Las muertes aumentaron en 3.874 de la noche a la mañana, elevando la cifra oficial a 287.122.

Pero con los hospitales y los crematorios desbordados y el sistema sanitario desbordado, se acepta ampliamente que las cifras oficiales subestiman los efectos reales de la epidemia, y algunos expertos afirman que las infecciones y las muertes podrían ser de cinco a diez veces superiores.

La segunda oleada ha penetrado profundamente en el campo y la carga adicional de la mucormicosis ha afectado a un sistema sanitario rural mal equipado para hacerle frente.

SP Kalantari, médico residente en Sevagram, una ciudad de Maharashtra, afirma que se necesita un equipo que incluya cirujanos de oído, nariz y garganta, oftalmólogos y neurólogos para tratar la mucormicosis.

«Por desgracia, este tipo de equipo no existe en las zonas rurales», dijo Kalantari.

FUENTE: AGENCIAS DE NOTICIAS

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 7

Aun no hay votos