5
(4)

Una CME de movimiento lento, pero espesa, golpeó ayer la Tierra. Las CME se producen por la presencia de «manchas solares» en la superficie de nuestra estrella anfitriona. Suelen ser más frías que el resto de la superficie del Sol, ya que las manchas solares son zonas de fuertes campos magnéticos.

El magnetismo es tan fuerte que impide que parte del calor se escape.

Sin embargo, a medida que el campo magnético crece, aumenta la presión en la mancha solar, que puede estallar en forma de una erupción solar o una CME.

Una «densa» CME colisionó ayer con la Tierra, dando lugar a una tormenta de clase G1.

Una tormenta solar de esta potencia puede provocar «débiles fluctuaciones en la red eléctrica» y puede tener un «impacto menor en las operaciones de los satélites».

El Dr. Tony Phillips, astrónomo principal de Space Weather, escribió en el blog: «Como se esperaba, una eyección de masa coronal (CME) golpeó el campo magnético de la Tierra el 26 de mayo (1250 UT).

Una aurora Boreal

«La CME no fue rápida, pero sí densa, duplicando la densidad del viento solar a su paso. El impacto acabó desencadenando una tormenta geomagnética menor de clase G1 (1500-1800 UT), que ahora está remitiendo».

Aunque esta erupción solar fue relativamente débil, Dominic Cummings, un ex asesor de Boris Johnson en el Reino Unido , dijo que la preparación del Gobiernos para las erupciones solares es deficiente.

A pesar de que las erupciones solares se incluyeron en la Evaluación Nacional de Riesgos en 2011, todavía se está haciendo poco para prepararse, dijo Cummings a los Comités de Ciencia y Tecnología y de Salud y Asistencia Social, en una audiencia celebrada ayer.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos