4.5
(18)

Cuando las ondas sísmicas recorren el cuerpo de nuestro planeta, parecen viajar un 3% más rápido cuando se mueven verticalmente de polo a polo, que horizontalmente de este a oeste.

Los nuevos modelos sugieren que esto se debe a que el núcleo sólido de la Tierra está creciendo más rápido en un lado, en las profundidades del Mar de Banda de Indonesia, y más lento en el otro lado, debajo de Brasil.

Hubo un tiempo en que nuestro planeta no tenía un núcleo sólido. El interior más profundo de nuestro planeta probablemente mantuvo una masa de material fundido durante miles de millones de años antes de que el hierro líquido del centro comenzara a enfriarse y solidificarse.

Esto significa que el centro mismo de la Tierra podría ser un gigantesco cúmulo creciente de hierro cristalizado, y cuando estos cristales se alinean de cierta manera, probablemente permite que las ondas sísmicas viajen más rápido en algunas direcciones.

Al realizar modelos sobre cómo podría haberse producido esta particular alineación, los investigadores han dado con una explicación inesperada: El núcleo interno de la Tierra está creciendo de forma asimétrica.

 Getty Images

«El modelo más sencillo parecía un poco inusual: que el núcleo interno es asimétrico», dice el sismólogo global Daniel Frost, de la Universidad de California Berkeley.

«El lado oeste se ve diferente del lado este en todo el camino hacia el centro, no sólo en la parte superior del núcleo interno, como algunos han sugerido. La única forma de explicarlo es que un lado crezca más rápido que el otro».

Es imposible profundizar en el núcleo interno de la Tierra para comprobar lo que ocurre, por lo que se trata de un área de investigación que se presta al debate. La propagación de las ondas sísmicas y las simulaciones por ordenador son algunas de las únicas formas de comprobar las posibles explicaciones de por qué nuestro planeta está formado como lo está.

Utilizando varios modelos informáticos que tienen en cuenta la geodinámica de la Tierra y la física de los minerales de hierro sometidos a alta presión y temperatura, los investigadores han intentado ahora averiguar por qué el núcleo interno de nuestro planeta está alineado de una forma tan particular.

La explicación más sencilla que encontraron fue que el núcleo de cristal de nuestro mundo crece más rápido en su ecuador y en el lado este en particular.

«Esto corresponde a una tasa de crecimiento que es un 40 por ciento menor en los polos y un 130 por ciento mayor en el Ecuador en comparación con la media mundial», concluyen los autores.

«La tasa de crecimiento en el ecuador varía entre los hemisferios oriental y occidental del 100 por ciento al 160 por ciento de la tasa media mundial, respectivamente».

Esta tasa de crecimiento asimétrica sugiere que algunas partes del núcleo interno de la Tierra son más cálidas, mientras que otras son más frías, lo que permite que los cristales de hierro se formen a un ritmo más rápido. La gravedad distribuye entonces este exceso de crecimiento de manera uniforme en el núcleo blando pero sólido, manteniendo la forma esférica en general y conduciendo los cristales hacia los polos norte y sur.

En última instancia, explican los investigadores, es este movimiento a través de la gravedad el que alinea la red de cristales del núcleo interno de la Tierra a lo largo del eje de rotación de nuestro planeta.

Y así ha sido desde el principio. El modelo indica que este tipo de crecimiento asimétrico ha estado ocurriendo desde que el interior del planeta comenzó a enfriarse y solidificarse, creciendo en radio un milímetro por año en promedio.

Si el modelo es exacto y ése es el verdadero ritmo de crecimiento, significa que el núcleo interno sólido de la Tierra es un fenómeno relativamente reciente, que sólo apareció hace entre 500 y 1500 millones de años, pero probablemente en el lado más joven.

Esto es confuso porque el campo magnético de la Tierra tiene al menos 3.000 millones de años, y se cree que este campo se forma cuando el calor de la cristalización del hierro en el núcleo interno hierve el material fundido en el núcleo externo.

Si el núcleo de la Tierra es realmente tan joven, podría significar que el campo magnético de nuestro planeta no se generó siempre de la misma manera.

Algunos científicos, por ejemplo, han sugerido que el campo magnético original era mucho más débil de lo que es ahora y que fue creado por elementos ligeros disueltos, que se acumulaban en el borde exterior del núcleo interno de nuestro planeta.

Los investigadores sostienen que el campo magnético sólo se fortaleció cuando esos elementos empezaron a cristalizar. Las ondas sísmicas que se propagaron por el núcleo cristalino indujeron entonces el campo electromagnético que conocemos hoy.

Incluso a partir de los movimientos de diminutos cristales en las profundidades del núcleo de nuestro planeta, pueden crecer grandes fuerzas.

El estudio se ha publicado en Nature Geoscience.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.5 / 5. Recuento de votos: 18

Aun no hay votos