4.8
(4)

El ejército, la policía, los bomberos y los voluntarios buscaban ayer desesperadamente a los supervivientes.

Los expertos afirmaron que Alemania se preparó de forma «muy equivocada» para las fuertes lluvias de la semana pasada, a pesar de las exhaustivas advertencias.

Hannah Cloke, profesora de hidrología de la Universidad de Reading, dijo que un «fallo monumental del sistema» contribuyó al coste humano de uno de los desastres naturales más mortíferos de la posguerra en el país.

Los científicos habían enviado a las autoridades alemanas una serie de previsiones que advertían de una catástrofe inminente, se dijo.

La canciller alemana, Angela Merkel, habló de la «situación irreal y horrible» en la región. En su visita a la región de Renania-Palatinado, gravemente afectada, dijo que «casi no hay palabras en la lengua alemana para describir las horribles escenas».

La Sra. Merkel prometió ayuda a corto plazo para las víctimas, que dijo que se pondría en marcha el miércoles.

Las aguas de las inundaciones se han retirado en Alemania, Bélgica y los Países Bajos, lo que ha permitido iniciar la operación de limpieza.

Sin embargo, las autoridades están cada vez más preocupadas por la posibilidad de que la presa del embalse de Steinbach se rompa y engulla a Renania del Norte-Westfalia.

La policía cifró en 110 el número de víctimas de la zona de Ahrweiler, en el estado de Renania-Palatinado, en el oeste de Alemania, y dijo que temía que la cifra pudiera aumentar.

En el vecino estado de Renania del Norte-Westfalia se confirmó la muerte de 46 personas, entre ellas cuatro bomberos.

Bélgica ha confirmado ya 31 víctimas.

Las inundaciones siguieron causando estragos en otras partes de Europa el sábado, incluida la región austriaca de Salzburgo.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos