4.5
(53)

(Imagen de portada : NASA)

Una erupción solar detectada el martes 20 de julio ha lanzado una nube de partículas cargadas hacia nuestro planeta. Aunque no apunta directamente a la Tierra, se prevé que los «restos de la explosión» desencadenen una pequeña tormenta solar en la magnetosfera que rodea la Tierra el viernes 23 de julio. Los expertos del Centro de Predicción Meteorológica Espacial (SWPC) de Estados Unidos han advertido que la tormenta podría provocar débiles interrupciones en la red eléctrica.

Los expertos escribieron en su pronóstico de tres días: «Es posible que el 23 de julio se produzca una tormenta geomagnética G1 (menor) o mayor en respuesta a una CME de golpe».

Las CME o eyecciones de masa coronal son grandes expulsiones de plasma y campos magnéticos del Sol que a veces van acompañadas de erupciones solares.

Las CME y las erupciones pueden, a su vez, desencadenar tormentas solares al lanzar chorros de material cargado a gran velocidad hacia la magnetosfera, la región del espacio que rodea a la Tierra y que está dominada por el campo magnético del planeta.

Una aurora boreal / Archivo

Según la agencia espacial estadounidense NASA, esto puede pelar el campo magnético «como una cebolla», permitiendo que las partículas cargadas golpeen los polos y la atmósfera.

Cuando esto ocurre, el campo magnético de la Tierra se debilita durante unas seis a doce horas y tarda unos días en recuperarse por completo.

Las tormentas solares pueden causar una amplia gama de efectos, desde pequeñas interrupciones en el funcionamiento de los satélites hasta apagones totales.

El sitio web de astronomía SpaceWeather.com dijo: «Un filamento de magnetismo cerca de la mancha solar AR2846 entró en erupción el 20 de julio, provocando una llamarada solar de clase B y lanzando una nube de plasma al espacio.

«Normalmente, la ubicación del lugar de la explosión descartaría un impacto en la Tierra.

«Sin embargo, los restos de la explosión salieron despedidos hacia los lados».

Los modelos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) y el SWPC sugieren que los restos golpearán el campo magnético de la Tierra en algún momento entre el viernes y el sábado.

Por suerte para nosotros, los meteorólogos sólo esperan una tormenta menor, G1, para mañana.

Las tormentas solares se clasifican en una escala de G1 (menor) a G5 (extrema).

Una tormenta G1 puede causar «débiles fluctuaciones en la red eléctrica» y tener un «impacto menor en las operaciones de los satélites».

También se sabe que las tormentas solares débiles afectan a los animales migratorios y pueden provocar hermosas auroras.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.5 / 5. Recuento de votos: 53

Aun no hay votos