4.7
(10)

China ha cerrado los ferrocarriles y los puertos, ha ordenado la salida al mar de los buques de carga y ha cancelado los vuelos, antes de que el tifón In-Fa toque tierra.

Se prevé que la tormenta llegue a la provincia costera oriental de Zhejiang, cerca de Shangai, a última hora del domingo, justo cuando otras partes del país luchan por recuperarse de las devastadoras inundaciones de principios de esta semana.

In-Fa tuvo vientos sostenidos de 155 km por hora (95 millas por hora) con ráfagas de hasta 191 km por hora (120 mph) mientras se alejaba hacia el noroeste de Taiwán, donde causó fuertes olas y lluvias torrenciales, pero no hubo informes de muertes o lesiones.

Se ordenó el cierre de escuelas, mercados y negocios en Zhejiang, dijo la agencia oficial de noticias Xinhua, añadiendo que se suspendería el tráfico por carretera cuando fuera necesario.

Las autoridades han emitido una alerta de nivel III -el tercero más alto- para In-Fa, mientras que más de 100 trenes que atraviesan la región han sido cancelados, según China Railway.

Las autoridades de Shanghái cerraron algunos parques públicos y museos y advirtieron a los residentes el sábado que «dejaran de hacer reuniones a gran escala al aire libre» y que permanecieran en el interior.

El aeropuerto de la capital provincial de Hangzhou, al suroeste de Shanghai, canceló el domingo el 90% de los vuelos y se esperaba que cancelara más el lunes, informó el periódico Zhejiang Daily en su página web.

Mientras tanto, se cerraron todos los muelles de los buques portacontenedores del puerto de Yangshan, al sur de Shanghai, y se evacuaron de la zona 150 buques, entre ellos los de pasajeros y los de carga.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 10

Aun no hay votos