4.8
(4)

La Royal Navy ha admitido que uno de sus buques de guerra colisionó con un submarino ruso en el Atlántico Norte, en lo que se cree que es la primera colisión entre buques rusos y británicos desde la Guerra Fría.

El submarino ruso estaba acechando a 200 millas al norte de Escocia a «finales de 2020» cuando la tripulación del HMS Northumberland fue enviada en una misión de 48 horas para darle caza en medio de los temores de que intentara intervenir o cortar los cables submarinos esenciales para la comunicación e Internet.

La fragata Tipo 23 de la Marina Real navegó hasta la zona en la que se creía que se escondía el submarino y desplegó su sonar de matriz -un cable cubierto de hidrófonos que se arrastra por detrás del casco- para escuchar los sonidos del submarino.

Pero en lo que una fuente de la marina ha descrito como un «acontecimiento de un millón de posibilidades», el submarino pasó justo por detrás del buque británico y se estrelló contra el cable del sonar que se remolcaba detrás de la fragata.

La colisión, que fue grabada por un equipo del Canal 5 de televisión, causó daños considerables en el dispositivo de sonar del HMS Northumberland, que fue arrastrado por el casco del submarino ruso, lo que obligó a la tripulación británica a abortar su misión y regresar a la base para repararlo.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos