5
(2)

La corriente en chorro invernal que trajo las tormentas Dudley, Eunice y Franklin al Reino Unido la semana pasada se ha acelerado un ocho por ciento en el último siglo, según muestra una nueva investigación.

Ahora alcanza una velocidad de 212 km/h y se ha desplazado hacia el norte hasta 330 kilómetros.

Las corrientes en chorro son bandas rápidas de aire que fluyen alrededor del globo a unos 32.000 pies (10.000 metros) sobre la superficie de la Tierra.

El chorro del hemisferio norte, que se extiende sobre el Atlántico Norte y Eurasia, fue el objeto de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Southampton.

Tiene una gran influencia en la actividad de las tormentas y en los patrones de temperatura, que pueden repercutir en el clima a través de fuertes vientos e inundaciones.

La investigación ha sido publicada en la revista Climate Dynamics .

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 2

Aun no hay votos