5
(4)

Un volcán de Filipinas arrojó el domingo una enorme columna de ceniza al cielo, cubriendo una región que aún se recupera de la erupción de la semana pasada.

La explosión del volcán Bulusan duró 18 minutos, según la agencia sismológica filipina, y afectó a la visibilidad de las carreteras y obligó a las compañías aéreas a cancelar sus vuelos.

El 5 de junio, el monte Bulusan lanzó un penacho gris que ascendió al menos un kilómetro y cubrió de ceniza 10 pueblos.

Los habitantes de la ciudad de Juban, en la provincia de Sorsogon, que todavía están afectados por la erupción de la semana pasada, se despertaron el domingo por los truenos del volcán.

«Pensé que sólo estaba lloviendo, pero cuando miré fuera había ceniza por todas partes», dijo a la AFP el residente Antonio Habitan. «Nuestro río era antes claro, pero ahora es de color ceniza».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos