4.9
(12)

( (Imagen portada : Future Publishing a través de Getty Images)

Las explosiones electromagnéticas en la superficie del Sol han formado un «cañón de fuego» que ha enviado tormentas solares hacia nosotros, a partir de ayer 21 de Julio.

El impacto de las tormentas solares puede ir desde la interrupción de las frecuencias de radio durante unas horas hasta la destrucción de satélites y la desestabilización de las redes eléctricas.

Un filamento solar en explosión ha nuestro nuestro planeta iniciando una tormenta geomagnética de clase G-1, que se espera que dure tres días.

Aunque ese es el nivel más débil de tormenta solar, algunos expertos han dicho que podríamos ver una tormenta G-3 mucho más potente, informa el Express.

Una tormenta geomagnética G-3 se clasifica como fuerte y, según la NASA, causa interrupciones en la energía y desorienta a los satélites de órbita terrestre baja.

La NASA ha advertido de débiles fluctuaciones en la red eléctrica y de pequeñas interrupciones en las operaciones de los satélites.

Según spaceweather.com, los observadores solares vieron por primera vez los filamentos el 12 de julio, cuando aparecieron como hebras oscuras en forma de hilo contra el fondo brillante del Sol.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.9 / 5. Recuento de votos: 12

Aun no hay votos