5
(1)

El mes pasado fue uno de los tres julios más calurosos de los que se tiene constancia en todo el mundo, según los datos de los satélites, mientras que en el suroeste de Europa fue el más caluroso de todos los tiempos en términos de calor máximo.

Según el Servicio de Cambio Climático de Copérnico (C3S), se registraron temperaturas superiores a los 40 grados en algunas zonas de Portugal, España, Francia y el Reino Unido.

Esto hizo que se batieran récords históricos de temperatura máxima en esas zonas, incluso en Gran Bretaña, que vio su día más caluroso jamás registrado el 19 de julio de 2022.

De media, julio de 2022 fue el sexto más cálido de Europa desde que se tiene constancia.

Los datos del C3S revelan la intensidad de la prolongada ola de calor que comenzó en Portugal y España, antes de continuar hacia el norte y el este, hacia Francia, el Reino Unido, Europa central y Escandinavia.

En la Península Ibérica se registró un número inusualmente elevado de días con temperaturas máximas superiores a 35°C, lo que pone de manifiesto la longevidad de las temperaturas cálidas en esta región.

A nivel mundial, julio de 2022 fue uno de los tres julios más cálidos registrados, cerca de 0,7 °F 0,4 °C por encima del período de referencia 1991-2020.

Fue solo ligeramente más frío que julio de 2019 y ligeramente más cálido que julio de 2016.

En general, las masas terrestres del hemisferio norte experimentaron predominantemente temperaturas muy por encima de la media, revelan los datos, mientras que gran parte de Australia y Asia central soportaron temperaturas inferiores a la media.

Freja Vamborg, científica principal del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, declaró: «Podemos esperar que sigan siendo más frecuentes y más largos los periodos de temperaturas extremadamente altas, a medida que las temperaturas globales sigan aumentando.

Las olas de calor suponen un grave riesgo para la salud humana y pueden aumentar la intensidad y la duración de muchos otros fenómenos climáticos desastrosos, como los incendios forestales y las sequías, que afectan tanto a la sociedad como a los ecosistemas naturales.

Además, las condiciones de sequedad de los meses anteriores, combinadas con las altas temperaturas y las bajas precipitaciones observadas en muchas zonas durante el mes de julio, pueden tener efectos adversos en la producción agrícola y en otras industrias, como el transporte fluvial y la producción de energía».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

Aun no hay votos