4.3
(4)

Las ondas de radio de la banda de terahercios son las principales candidatas a servir de columna vertebral de las futuras redes móviles «6G». Esta tecnología ya se utiliza en algunos productos, como los escáneres corporales de los aeropuertos.


Según un nuevo estudio de la Universidad Xian Jiaotong de Pekín, la misma tecnología que podría alimentar la próxima generación de redes móviles ha demostrado aumentar el crecimiento de las células cerebrales en ratones.


Las ondas de radio en la frecuencia de terahercios pueden transmitir datos a velocidades de hasta 1 terabit (o 125 gigabytes) por segundo, por lo que es una candidata principal para la próxima generación de redes de telefonía móvil si se demuestra que es segura. En cambio, las actuales redes 5G utilizan ondas milimétricas que alcanzan un máximo de 20 gigabits (2,5 gigabytes) por segundo.


Pero puede haber otro uso para las ondas de radio de terahercios: el tratamiento de trastornos neurológicos como la enfermedad de Alzheimer, el autismo y la enfermedad de Parkinson.

Los investigadores expusieron las neuronas de los ratones en una placa de Petri a una radiación de pulsos de 100 microvatios, que oscilaba entre 0,3 terahercios y 3 terahercios. El resultado fue que las neuronas expuestas crecieron a un ritmo del 150% en comparación con el grupo de control. La longitud de las conexiones también se duplicó en tres días. A pesar del crecimiento acelerado, las células cerebrales parecían sanas.


El crecimiento acelerado del cerebro no fue permanente; se redujo dos días después de la exposición.


Sin embargo, un estudio realizado en 2009 por la Academia de Ciencias de Rusia demostró que la exposición prolongada a una fuerte radiación de terahercios tenía un efecto adverso, ya que aumentaba la temperatura de las células cerebrales, perturbaba su desarrollo y provocaba la deshidratación de las células, lo que reducía su tamaño y causaba otros daños.
Pero Li Xiaoli, el científico principal del nuevo estudio de Pekín, cree que los efectos negativos de la radiación de terahercios podrían evitarse limitando la potencia y la duración de la exposición.


«La seguridad del protocolo de radiación de terahercios es una de las principales preocupaciones», dijo Li. Y aunque los problemas de salud de la radiación de terahercios siguen existiendo, Li cree que podría utilizarse para tratar trastornos neurológicos.
«El desarrollo anormal de las neuronas y la estructura anormal de la red neuronal resultante pueden conducir a la aparición de diversas enfermedades psiquiátricas y neurológicas, como la enfermedad de Alzheimer, el autismo y la enfermedad de Parkinson», señalan los autores del estudio.


Los autores creen que una dosis menor de radiación de terahercios podría aumentar la producción y la actividad de ciertas proteínas responsables del crecimiento de las células cerebrales, concretamente GluA1, GluN1 y SY-38. Los investigadores teorizan que esto se debe a que contienen enlaces de hidrógeno que vibran constantemente a una frecuencia que cae en el rango de los terahercios. Las ondas de radio se combinan con las proteínas y hacen que resuenen de forma «no lineal», según Li, lo que podría «afectar a la forma de las proteínas y, por tanto, a la estructura y función de las neuronas».

Sin embargo, como las proteínas varían mucho entre sí, sólo algunas se ven afectadas por la radiación de terahercios a bajas frecuencias. Li afirma que es necesario seguir investigando para saber cómo reaccionan las proteínas a las distintas intensidades de exposición.


El estudio respalda otro realizado en el Instituto de Ciencias del Cerebro de la Universidad de Xian Jiaotong que se publicó en junio. Ese estudio descubrió que la exposición a los terahercios podía hacer más inteligentes a los ratones jóvenes. En él, los científicos expusieron a ratones a una radiación de terahercios de 90 milivatios durante 20 minutos al día durante tres semanas. Observaron que los ratones expuestos tenían más células cerebrales y eran más rápidos para escapar de los laberintos. Sin embargo, por razones que aún no están claras, no se observó el mismo efecto en los ratones más viejos.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos