5
(1)

No hace mucho tiempo, Sara Khan, directora de una escuela para niñas desfavorecidas en Jacobabad, en el sur de Pakistán, miraba alarmada cómo algunas alumnas se desmayaban por el calor: la ciudad fue la más calurosa del mundo en un momento de mayo.

Ahora, después de que las intensas lluvias monzónicas sumergieran gran parte del país, sus aulas están inundadas y muchas de las 200 alumnas no tienen hogar, luchan por conseguir comida suficiente y cuidan de sus familiares heridos.

Estos fenómenos meteorológicos extremos en poco tiempo han causado estragos en todo el país, matando a cientos de personas, dejando aisladas a las comunidades, destrozando viviendas e infraestructuras y suscitando preocupación por la salud y la seguridad alimentaria.

Jacobabad no se ha librado. En mayo, las temperaturas superaron los 50ºC, secando los cauces de los canales y provocando el colapso de algunos residentes por insolación. Hoy en día, partes de la ciudad están bajo el agua, aunque las inundaciones han disminuido desde su punto máximo.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

Aun no hay votos