4.4
(1512)

Lo vemos en tormentas de arena que hacen llegar la noche. Lo vemos en tornados que hacen que toda nuestra tecnología y avances no sirvan de nada y puedan salir volando. Somos pequeños, no somos los dueños del planeta sino parte de él. Cuando la madre naturaleza pide paso, el ser humano se hace muy pequeño y vulnerable.

Este vídeo escenifica muy bien que estamos a merced de la naturaleza y que la mayoría de las veces, tan solo podremos buscar donde ponernos a salvo, pues su avance y fuerza está por encima de nuestra obsesión de controlarlo todo.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.4 / 5. Recuento de votos: 1512

Aun no hay votos