La actividad estromboliana sigue teniendo lugar en el Cráter Noreste del Etna, produciendo un penacho de ceniza diluido que se dispersa cerca del área de la cumbre, informa INGV. La amplitud del temblor volcánico permanece alta.

Después de las 08:50 UTC del 9 de septiembre de 2019, ha habido un aumento adicional en los temblores volcánicos en comparación con lo que se ha observado y reportado previamente.

La fuente está localizada en el cráter noreste, a unos 3.000 m de altitud, y también el origen de las señales infrasónicas coincide con el mismo cráter. La red clinométrica registra modestas variaciones, especialmente en las estaciones de Punta Lucía y Pizzi Deneri (que se encuentran a 2 900 m / 9 514 pies y 2800 m / 9 186 pies al NW y NE de la cumbre, respectivamente).

La señal de inclinación muestra un «ruido» típicamente asociado con un fuerte temblor volcánico.

No se observan variaciones significativas a partir de los datos del GPS. El flujo de SO2 medido por la red FLAME indica un valor medio diario de 4 800 toneladas por día a partir de las 15:25 UTC, situando la desgasificación a un nivel medio y por debajo del umbral de atención – 5 000 toneladas por día. Las grabaciones infra-diarias han mostrado valores máximos de hasta 11 650 toneladas por día, lo que corresponde a una desgasificación a un alto nivel.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: