Un conflicto a pequeña escala entre los dos grandes rivales podría desencadenar una guerra nuclear que mataría a cientos de millones de personas, dijo el jefe de la organización pakistaní Azad Kashmir pocos días después de que el primer ministro Imran Khan se dirigiera a la India con una retórica similar. «Incluso un conflicto militar limitado podría convertirse en una guerra nuclear», dijo Masood Khan, presidente de la parte de Cachemira controlada por pakistaníes, citado por RIA Novosti. Aunque es poco probable que otros se vean involucrados en la confrontación, las consecuencias serían de gran alcance, dijo.

» Si estalla una guerra entre India y Pakistán, será rápida, sucia y mortal. Será un Armagedón, cientos de millones morirán en el sur de Asia y 2.500 millones de personas se verán afectadas por la radiación en todo el mundo»

Khan, el ex-enviado de Pakistán a la ONU, luego dio un tono más suave, diciendo que su país no está buscando la guerra, pero quiere predecir «un escenario realista para que la comunidad internacional pueda intervenir y presionar a la India». Altos funcionarios pakistaníes intensificaron la retórica belicosa después de que India despojara a su estado de Jammu y Cachemira de su estatus de autonomía de décadas, citando la necesidad de sofocar la insurgencia y el separatismo en la región del Himalaya.

La semana pasada, el primer ministro Imran Khan advirtió que se estaba gestando un «baño de sangre» en el territorio en disputa, e insinuó que se podrían emplear armas de destrucción masiva contra la India si estallara la guerra. El comentario ardiente recibió pocos elogios en Nueva Delhi, y los ministros y expertos lo acusaron de «belicismo» y «obsesión con Cachemira».

La justificación de la India de la decisión de Cachemira no le sienta bien a Pakistán, ya que constantemente culpa a su vecino por la represión contra la población musulmana local y por infringir su parte del territorio en disputa.India y Pakistán libraron dos guerras por Cachemira en 1947 y 1965, y han participado en una serie de pequeñas escaramuzas transfronterizas, la más reciente en febrero. En ese momento, los vecinos con armas nucleares estuvieron inquietantemente cerca de una guerra a gran escala, pero los esfuerzos diplomáticos mutuos y los gestos de buena voluntad ayudaron a calmar las tensiones por un tiempo.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: