La compañía de servicios públicos más grande de California ha cortado intencionalmente la electricidad a unos 500.000 clientes en el norte de California, un número que está programado para aumentar el miércoles en lo que podría ser un apagón de un día de duración, mientras la compañía trata de prevenir incendios forestales durante condiciones extremadamente ventosas y secas.

Pacific Gas & Electric comenzó el cierre temprano el miércoles, dejando en la oscuridad a partes de 22 condados, incluyendo partes del norte del área de la bahía de San Francisco. Se espera que hasta 300,000 clientes adicionales pierdan energía más tarde en el día — incluyendo los condados de Alameda y Santa Clara, que contienen las áreas de Oakland, Berkeley y San José — para un total de 800,000 hogares, negocios y otros edificios afectados, dijo la compañía.

«Implementamos esta desconexión de energía de seguridad pública como último recurso», dijo el martes Sumeet Singh, vicepresidente del Programa de Seguridad contra Incendios Forestales Comunitarios de PG&E, citando las advertencias de los pronosticadores de que partes del norte de California están bajo un peligro extremo de incendio debido a los fuertes vientos.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: