El mundo se reunió la semana pasada para la Asamblea General de las Naciones Unidas, y la crisis climática ocupó un lugar destacado en la agenda.

Muchos de los debates se centraron en la modificación de los sectores de la energía y el transporte para mitigar una posible catástrofe. La activista climática Greta Thunberg viajó a Nueva York en un yate libre de emisiones para pronunciar su discurso en la cumbre climática de la ONU.

El objetivo de su viaje era concienciar a la población de que los vuelos transatlánticos generan importantes gases de efecto invernadero. Ese mensaje se está transmitiendo: la gente está poniendo límites al número de vuelos que realizan cada año a conferencias, talleres y vacaciones.

Lo que no fue prioritario en la agenda fue el impacto que los sistemas alimentarios tienen en las emisiones de gases de efecto invernadero y en la degradación del medio ambiente.

Un gran número de informes de alto nivel elaborados en los últimos meses sostienen que para que el mundo tenga un impacto en la crisis climática, es necesario reformar radicalmente el sistema alimentario.

La forma en que producimos alimentos, la forma en que se manipulan y se mueven los alimentos en todo el mundo, y lo que nosotros, como ciudadanos, decidimos poner en nuestro plato, es importante para la crisis climática.

Los sistemas alimentarios contribuyen entre el 21% y el 37% de los gases de efecto invernadero del mundo, y son contribuyentes significativos a la deforestación, la pérdida de biodiversidad y la disminución de las capas freáticas.

Los incendios forestales amazónicos en Brasil están directamente relacionados de una forma u otra con la producción de alimentos. Quizás el mayor problema: el ganado.

Utilizan un tercio de las tierras de cultivo del mundo y contribuyen con el 15% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Un reciente artículo del New Yorker señaló que » cada kilogramo de carne de res que usted come contribuye a tanto calentamiento global como volar de Nueva York a Londres»

Mientras que la carne roja se considera generalmente como el alimento que más recursos consume en el planeta, los factores que determinan si una determinada carne es sostenible son complicados.

La producción de carne puede ser respetuosa con el medio ambiente y eficiente cuando utiliza tierras de bajos costos de oportunidad, que no son adecuadas para la producción de cultivos o para un secuestro significativo de carbono.

La producción de carne también puede ser eficiente en sistemas intensivos y de alto bienestar animal como el cerdo y las aves de corral de granja. Puede ser más respetuoso con el medio ambiente cuando utiliza piensos que no compiten con la alimentación humana.

Cada cuatro libras de carne que usted come contribuye a tanto calentamiento global como volar de Nueva York a Londres. A medida que los productores adoptan nuevas tecnologías para asegurar que los sistemas animales sean sostenibles, podemos hacer nuestros propios cambios personales.

Muchas personas comen más carne roja y procesada de la que necesitan, y sigue habiendo mucha confusión acerca de los impactos sobre la salud y el medio ambiente del consumo de carne. El consumo de carne roja per cápita ha sido estático desde los años noventa. Por el contrario, se observa un rápido crecimiento del consumo per cápita de carne de cerdo y de aves de corral (hasta un 300% en algunos lugares en los últimos 25 años).

El mero crecimiento de la población mundial está impulsando la creciente demanda de alimentos de origen animal. Algunos países consumen niveles muy altos de carne roja, como los de la OCDE y América Latina; otros países tienen niveles de consumo muy bajos, como muchas partes de África y el sur de Asia.

Sin embargo, el consumo es bajo en los países de bajos ingresos en comparación con los países de altos ingresos. Los informes del IPCC y Eat-Lancet recomiendan que quienes consumen grandes cantidades de carne consideren una dieta «flexitaria». Esta dieta está compuesta principalmente de vegetales y frutas, granos enteros, legumbres, nueces y aceites insaturados. Incluye carne, productos lácteos y azúcar de alta calidad, pero en cantidades muy inferiores a las que se consumen actualmente en las sociedades más ricas.

¿Cómo deben hacer el cambio los consumidores?

La gente podría considerar ser vegetariana de día y permitirse pequeñas porciones de alimentos de origen animal por la noche; no consumir carne los lunes, como ya lo han hecho algunas escuelas e instituciones; abrazar las sabrosas cocinas asiáticas, que tienden a ser más vegetales; o probar opciones alternativas de proteínas vegetales como la Hamburguesa Imposible o Más allá de la Hamburguesa.

Comience con los niños – las comidas escolares son una gran manera de formar hábitos saludables y sostenibles desde el principio. Aprenda de dónde viene su comida (y su carne). ¿Quién lo produjo y cómo? Apoyar a los productores de alimentos que se esfuerzan por producir carnes de bajo impacto. Si va a optar por la carne roja, elija la calidad por encima de la cantidad: coma más cortes de carne y menos carne procesada. Y no desperdiciar nada. Pero para que el mundo haga este cambio, necesitamos que los gobiernos y la industria alimentaria lo hagan más fácil. Necesitamos invertir en información de salud pública y en la implementación de políticas que promuevan una alimentación saludable que sea asequible, segura, conveniente y, sobre todo, sabrosa. Lo que comemos importa. No sólo por nosotros mismos y por el planeta, sino por los jóvenes que la semana pasada marcharon en las calles en nombre de su futuro y su derecho a vivir en este planeta.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: