Cuatro de cada diez africanos, es decir, más de 416 millones de personas, vivían con menos de 1,90 dólares diarios en 2015, según un nuevo informe publicado el miércoles por el Banco Mundial.
Dijo que la pobreza extrema se convertirá casi exclusivamente en un fenómeno africano para el año 2030, y que se prevé que el 90 por ciento de los pobres del mundo vivan en el continente. Eso es un aumento del 55 por ciento en 2015 y ocurrirá a menos que se tomen medidas drásticas, advirtió el banco.

La tasa de reducción de la pobreza en África «se ralentizó sustancialmente» tras el colapso de los precios de los productos básicos que comenzó en 2014. El resultado fue un crecimiento negativo del producto interno bruto per cápita.

«A medida que los países de otras regiones siguen progresando en la reducción de la pobreza, las previsiones sugieren que la pobreza pronto se convertirá en un fenómeno predominantemente africano».

Los datos muestran que la deuda pública aumentó hasta el 55% del PIB en 2018, frente al 36% en 2013 debido a la falta de consolidación fiscal después de que los países trataran de contrarrestar los efectos de la crisis financiera mundial impulsando el gasto. Alrededor del 46 por ciento de los países africanos estaban en crisis de deuda o considerados de alto riesgo en 2018, en comparación con el 22 por ciento cinco años antes.

«Dadas las limitadas posibilidades de redistribución y transferencias para aumentar los ingresos de los pobres en la mayoría de los países africanos, la atención debería centrarse directamente en aumentar su productividad laboral, que es lo que se necesita para aumentar sus ingresos en el trabajo por cuenta propia o en el empleo asalariado», dijo el Banco Mundial.

Ha reducido su pronóstico de crecimiento económico para el África subsahariana al 2,6 por ciento, por debajo de su proyección de abril del 2,8 por ciento.

Según el informe, la incertidumbre mundial está afectando al crecimiento mucho más allá de África, y también se espera que el crecimiento del PIB real se ralentice significativamente en otras regiones emergentes y en desarrollo. Se espera que las regiones de Oriente Medio, África del Norte, América Latina, el Caribe y Asia meridional experimenten revisiones a la baja aún mayores en sus previsiones de crecimiento que en el África subsahariana para 2019.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: