Los corales han sido duramente golpeados por el calentamiento de las aguas. Los arrecifes de todo el mundo, incluida la Gran Barrera de Coral, están a punto de colapsar. La especie Cladocora caespitosa, de crecimiento lento y en peligro de extinción, es particularmente vulnerable a la destrucción, con pocos indicios de que pueda recuperarse.

Al monitorear las colonias de C. caespitosa en el Mar Mediterráneo durante 16 años, Diego Kersting y Cristina Linares de la Universidad de Barcelona, España, han observado que la recuperación es posible. Descubrieron que, de hecho, los corales aparentemente muertos pueden volver a crecer a raíz de los daños causados por el calor a causa del cambio climático. Algunos se recuperaron casi por completo.

Cuando los pólipos que componen una colonia de C. caespitosa son golpeados por el clima cálido, Kersting y Linares descubrieron que se encogen y retroceden profundamente dentro del esqueleto de coral. A la vista el coral duro parece desprovisto de vida. Pero con el tiempo estos pequeños pólipos – los característicos «tentáculos» de los corales – pueden volver a crecer.

Estrategia antigua
Ya sabíamos que los corales antiguos podían hacer esto, ya que sus fósiles contienen los restos fosilizados de pequeñas estructuras esqueléticas que se formaron cuando los pólipos volvieron a crecer. Hasta ahora, sin embargo, no estaba claro si los corales de hoy podrían. «Podemos ver por qué y cuándo se pone en marcha esta estrategia y cómo evoluciona el proceso de recuperación a través del tiempo», dice Kersting.

Descubrir uno de estos corales «recuperados» es difícil porque parecen sanos, lo que podría ser la razón por la que los biólogos no han registrado esta estrategia de supervivencia en los corales de hoy en día hasta ahora. Kersting y Linares notaron el comportamiento sólo porque observaron a los corales durante varios años y fueron testigos de cómo los «muertos» volvían a la vida.

Esta y otras estrategias de supervivencia utilizadas por los diferentes corales todavía presentan sólo una pequeña ventana de oportunidad para la reconstrucción de los arrecifes del mundo. Kersting dice que no será suficiente para competir con el cambio climático si el calentamiento continúa a su ritmo actual y requiere un monitoreo similar a largo plazo para otros puntos susceptibles.

Esta estrategia en particular será «altamente ineficaz» bajo los escenarios actuales de cambio ambiental, dice Gergely Torda de la Universidad James Cook, Australia. «La adaptación y la aclimatación es la única oportunidad que tienen los corales, junto con nuestro compromiso y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero», afirma.

Referencia del diario: Avances de la ciencia, DOI: 10.1126/sciadv.aax2950

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: