4.4
(43)

Los ciervos «zombis» deambulan por 24 estados de los Estados Unidos, enfermos por una enfermedad neurodegenerativa que los reduce a criaturas que tropiezan y babean.

Hasta ahora, Nevada ha evitado la infección esta temporada de caza. Las autoridades estatales de vida silvestre planean mantenerlo así.


El Departamento de Vida Silvestre de Nevada está instando a los cazadores a que visiten sus estaciones móviles de muestreo y comprueben si sus cadáveres padecen la enfermedad crónica del desgaste, una enfermedad mortal que afecta al cerebro y a la médula espinal de los ciervos, alces y alces.

El departamento estableció estaciones en las paradas de camiones cerca de las líneas estatales para mantener la infección fuera. El muestreo dura unos cinco minutos y no afecta a la carne ni a los cuernos de los ciervos, dijo el departamento.
Es la última medida para proteger la vida silvestre del estado. En mayo, el Gobernador Steve Sisolak aprobó una ley que prohíbe a los cazadores traer cadáveres de ciervos, alces o alces al estado para prevenir la transmisión de enfermedades.

Enfermedad crónica de la emaciación

Los síntomas de la enfermedad crónica por desgaste reducen a los animales infectados a criaturas similares a los zombis: Tropiezo, babeo, pérdida de peso drástica. Pueden volverse más agresivos y menos temerosos de los humanos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.


Se cree que se propaga a través del contacto directo con fluidos corporales o por beber agua contaminada, según los CDC. La enfermedad siempre es mortal.


En agosto, los CDC informaron sobre ciervos, alces y alces infectados en 227 condados de 24 estados, principalmente agrupados en Wyoming, Colorado y Kansas.
Existe un bajo riesgo de transmisión a los humanos, pero los CDC advirtieron a los cazadores que la barrera de especies podría no protegerlos completamente de contraer la enfermedad animal.
La enfermedad crónica por desgaste puede incubarse durante más de un año antes de que los animales presenten síntomas, por lo que los CDC recomiendan que los cazadores prueben la carne antes de consumirla y eviten comer la carne de venado infectada. Usar el equipo adecuado mientras se visten los cadáveres de los ciervos en el campo y reducir al mínimo el tiempo que se pasa manipulando el cerebro y el tejido de la columna vertebral, donde se origina la enfermedad, también puede prevenir la infección.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.4 / 5. Recuento de votos: 43

Aun no hay votos