Los exámenes científicos de los relatos históricos sugieren que hasta el 40 por ciento de la población de México vive a lo largo de una zona que es más sísmicamente activa de lo que se cree.

Según los Anales de Tlatelolco, la tierra se abrió en el centro de México el 19 de febrero de 1575. El antiguo códice, compuesto alrededor de la época en que el Imperio Azteca cayó ante los conquistadores españoles, cuenta la historia de una convulsión que duró hasta cinco días, creando deslizamientos de tierra y abriendo una cicatriz de casi tres millas de largo en el suelo.

Esta historia de una catástrofe devastadora es parte de una serie de terremotos recientemente descubiertos y científicamente indocumentados que se han producido en los últimos 450 años en México, según informan los sismólogos en una edición reciente de la revista Tectonics. Específicamente, estos estruendos ocurrieron a lo largo de un tramo de 620 millas de largo de volcanes conocido como el Cinturón Volcánico Trans-Mexicano, una región de picos nevados y erupciones ardientes que se extiende desde el Golfo de México hasta el Océano Pacífico.

Desde los albores de la sismología instrumental a principios del siglo XX, sólo se han registrado un puñado de poderosos terremotos a lo largo de este cinturón, lo que ha llevado a muchos a sospechar que simplemente no era tan peligroso sísmicamente. Pero si el registro de terremotos de una región es como un largometraje, la era del monitoreo moderno es sólo un punto en la pantalla, dice el coautor del estudio, Gerardo Suárez, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

«Esos cien años de sismicidad son como ver sólo dos o tres segundos de la película», dice Suárez. Al sumergirse también en los registros históricos, los científicos pueden «tratar de ver unos cuantos cuadros más».

Es por eso que Suárez y su equipo se dirigieron a los códices aztecas y a los relatos de los misioneros españoles. Su trabajo sugiere que México está más o menos preparado para el estruendo a lo largo de todo el cinturón volcánico, lo que significa que esta serpiente sísmica dormida presenta una amenaza inminente. Hoy en día, 52 millones de personas -o el 40 por ciento de la población de México- viven a lo largo de este cinturón, ignorando en gran medida los inquietos gigantes geológicos que hay bajo sus pies.

Un vínculo con el pasado


Las airadas montañas del Cinturón Volcánico Trans-Mexicano, desde Popocatépetl hasta Parícutin, deben su existencia a un proceso llamado subducción, en el que las diminutas placas tectónicas de Rivera y Coco se sumergen bajo la placa norteamericana. La confrontación resultante y la fuga de agua de las placas descendentes crea una zona de intenso derretimiento en lo profundo de la Tierra, que luego forma cadenas de reservorios de magma dentro de la corteza que engendra los volcanes.

Curiosamente, sin embargo, los volcanes aquí no corren a lo largo de la zona de subducción, sino que son oblicuos a ella, lo que sugiere que la subducción de la losa de Coco es de alguna manera altamente deformada. A pesar de este caos rocoso, el cinturón también parece tener una curiosa escasez de los llamados terremotos de la corteza terrestre, que son temblores relativamente poco profundos, lejos de la zona de subducción profundamente asentada. Estos tipos de terremotos son los que más a menudo mastican el suelo que la gente camina.

HISTORIA


Los antiguos hogares europeos tenían complejidades sociales «invisibles», revelan los huesos
Los instrumentos modernos han registrado sólo un puñado de poderosos terremotos en la corteza terrestre a lo largo del Cinturón Volcánico Trans-Mexicano. El más grande en los últimos 40 años fue un temblor de magnitud 5,1 aproximadamente que tuvo lugar en febrero de 1979. Antes de eso, el terremoto de Jalapa de 1920 y el de Acambay de 1912 sacudieron la región con magnitudes de 6.4 y 6.9, respectivamente.

Para obtener una imagen más completa del registro sísmico de una región, los geólogos a menudo tienen que ponerse el sombrero de un historiador, dice Zachary Ross, un geofísico de Caltech que no participó en el estudio. Desde pintar imágenes de erupciones volcánicas en las paredes de las cuevas hasta usar historias sobre pájaros truenos y ballenas de otro mundo para describir terremotos y tsunamis, los humanos han tratado de interpretar el caos rocoso que los rodea durante milenios, y estas descripciones son invaluables para los sismólogos modernos.

Hoy en día, el Servicio Geológico de los Estados Unidos utiliza informes de sacudidas presentados públicamente para determinar mejor las ubicaciones de los terremotos y atribuirlos a magnitudes medidas. Usando este conocimiento para comparar las descripciones históricas de la intensidad de los temblores con los valores de magnitud, los científicos pueden analizar los datos numéricos sobre terremotos registrados en los textos antiguos.

Esto incluye códices aztecas, que son bastante raros porque la mayoría de ellos fueron quemados por conquistadores españoles, dice F. Ramón Zúñiga, un sismólogo de la UNAM que no está involucrado en el trabajo. Algunos de estos códices incluyen un glifo que se asemeja a un objeto parecido a una hélice que durante mucho tiempo se ha entendido que representa el movimiento. Cuando se coloca en la parte superior de un glifo de tierra en capas, este símbolo significa movimiento de tierra-aka, un terremoto.

Dentro de algunos códices, estos glifos van acompañados de fechas. Y mientras que los Anales de Tlatelolco carecen de glifos sísmicos y están escritos en náhuatl, la lengua de los aztecas, los escribas anónimos usaban el alfabeto latino para contar la tierra temblorosa en su lugar.

Los relatos de los misioneros de la era colonial también son enormemente útiles. Los primeros datos de terremotos se encuentran de la misma manera en California, dice Ken Hudnut, un geofísico del Servicio Geológico de Estados Unidos en Pasadena que no participó en el estudio. Se utilizaron informes minuciosamente detallados de los conventos que sufrieron daños por el terremoto para obtener el reembolso de la iglesia.

La naturaleza subjetiva de todas estas descripciones significa que los científicos no pueden atribuir demasiada precisión a las estimaciones de magnitud, dice Ross, pero aún así es un esfuerzo que vale la pena, particularmente cuando se trata de encontrar los epicentros de terremotos largamente ocultos.

Temblor viaje en el tiempo


Con estas incertidumbres en mente, Suárez y su equipo pasaron ocho años buscando registros históricos para extraer datos numéricos sobre antiguos terremotos en México con la mayor precisión posible.

Por ejemplo, los registros creados por el misionero Fray Antonio Tello hablan del terremoto del 27 de diciembre de 1568, que tuvo lugar en la parte occidental del cinturón. Este evento dañó iglesias y conventos, creó deslizamientos de tierra, convirtió el suelo en un líquido y provocó la aparición de grietas por todo el suelo. También ensució la capa freática, provocando el drenaje de algunos pozos y el flujo de otros nuevos. El equipo estima que este fue un evento de magnitud 7.2.

Se dice que el terremoto de 1575 descrito en los Anales de Tlatelolco tuvo lugar cerca de Zacateotlán, un sitio que hoy no existe y cuyas ruinas nunca han sido encontradas. Los historiadores que utilizan otro códice llamado Anales de Huamantla sospechan que Zacateotlán era un sitio al sureste del volcán La Malinche, que ayudó a colocar el epicentro del terremoto a 28 millas al este de la moderna ciudad de Puebla.

El códice explica que una grieta superficial de 2.800 brazas apareció después del terremoto. Una braza es una unidad conocida de profundidad de agua igual a la longitud de dos brazos extendidos, por lo que esta información se utilizó para estimar la longitud de tres millas de la falla. Basado en esta longitud, el terremoto principal fue probablemente un evento de magnitud 5,7, al que siguieron varias réplicas.

Despierta a los terremotos


Lo que impulsa el cinturón para desencadenar los terremotos sigue siendo objeto de debate, dice Zúñiga. Aún así, la extracción de las magnitudes y epicentros de los terremotos en el nuevo estudio ayuda a enfatizar que el cinturón no es una falla singular, como la de San Andrés en California, sino una maraña de fallas más pequeñas. Ahora también está claro que los terremotos en la corteza terrestre ocurren a lo largo de todo el cinturón, dice Suárez, incluso en lugares donde no se han identificado las fallas a las que se debe culpar.

El terremoto de 1568, por ejemplo, no tiene una falla atribuida, y actualmente los sismólogos están cavando trincheras en el área con la esperanza de detectar rasguños de terremotos reveladores. En futuras búsquedas, los láseres montados en aviones y helicópteros conocidos como LIDAR podrían ser utilizados para espiar fallas enterradas, debe gustar cómo se usa la tecnología para detectar sitios arqueológicos enterrados bajo la vegetación y el suelo, dice Hudnut.

Es vital tener una mejor idea de este rompecabezas sísmico, ya que los registros muestran que el riesgo sísmico a lo largo de partes del cinturón volcánico es mayor de lo que se pensaba, dice Luis Quintanar, un sismólogo de la UNAM que no participó en el estudio.

Los grandes terremotos en el cinturón tienen lugar en escalas de tiempo de miles de años, por lo que no ocurren en lugares individuales muy a menudo. Además, ninguno de los terremotos del cinturón será tan grande como los provocados por las zonas de subducción.

Pero si se produce un terremoto de corteza terrestre moderadamente poderoso en una de estas fallas en un área altamente poblada, «pueden causar un gran daño», dice Suárez. A diferencia de las ciudades costeras del sur y del Pacífico que regularmente sienten la ira de los terremotos provocados por la subducción, las grandes metrópolis a lo largo del cinturón, como Guadalajara, se han salvado en gran medida de los terremotos dañinos desde hace algún tiempo. Muchos de los que viven en el cinturón pueden no tener memoria generacional de grandes terremotos y no estar preparados para su próxima aparición, dice Zúñiga. Espera que las noticias de estos acontecimientos históricos pongan de relieve el peligro oculto.

Mientras tanto, el esfuerzo continúa para descubrir terremotos a partir de registros escritos. Por ejemplo, sismólogos e historiadores están examinando el Archivo General de las Indias, que se encuentra en la ciudad española de Sevilla. Archiva información sobre el dominio español en algunas partes de las Américas desde el siglo XVI hasta el siglo XIX. Tal vez estos documentos revelen más terremotos pasados esparcidos por el cinturón y en otras partes de México, dice Suárez.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: