0
(0)

Al menos 11 personas han muerto en Chile, según el alcalde de la capital, Santiago, mientras continuaban las protestas y la violencia en el país.

La alcaldesa Karla Rubilar dijo que ocho personas murieron el domingo, el día más mortífero en una semana de manifestaciones por el aumento propuesto en el precio de los boletos de transporte público. Muchas de las muertes han ocurrido durante el saqueo cuando los supermercados fueron incendiados.


Los disturbios se han ampliado para reflejar la ira por el costo de la vida y la desigualdad y entraron el domingo por la séptima jornada a pesar de que el presidente Sebastián Piñera anunció el sábado que los ministros suspenderán los planes de subir las tarifas del metro.
«Estamos en guerra con un enemigo poderoso, implacable, que sí respeta a nadie ni a nada», dijo Piñera a los periodistas.

Con el estado de emergencia en vigor, las escuelas de la región metropolitana de Santiago permanecerán cerradas el lunes, anunció Rubilar.
«Estamos tratando de devolver la paz a la gente», dijo Rubilar, añadiendo que «recibimos su mensaje, pero para llevarlo a cabo necesitamos dialogar en paz».


La aerolínea chilena LATAM Airlines Group dijo en un comunicado que canceló más de 200 vuelos entre el domingo por la noche y el lunes por la mañana, afectando los vuelos internacionales y nacionales.


Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y dos veces Presidenta de Chile, instó el lunes al gobierno a trabajar con «todos los sectores de la sociedad para encontrar una solución» que «responda a los agravios de la población».
«También insto a todos los que planean participar en las protestas más tarde y en el futuro, a que lo hagan pacíficamente», dijo en una declaración el lunes.
«Es necesario que haya un diálogo abierto y sincero entre todos los actores involucrados para ayudar a resolver esta situación, incluyendo un examen profundo de la amplia gama de temas socioeconómicos que subyacen a la crisis actual», agregó Bachelet.

Estado de emergencia


Durante la última semana, miles de personas han tomado las calles de Santiago y las ciudades circundantes, con algunas estaciones de metro vandalizadas e incluso incendiando el edificio de una compañía eléctrica.
Las fuerzas armadas se movilizaron en las calles por primera vez en casi 30 años, informó Reuters, ya que Piñera declaró el estado de emergencia en un discurso televisado a la nación el viernes.

El sábado, en la ciudad portuaria de Valparaíso, las oficinas del diario más antiguo del país, Mercurio, fueron incendiadas, informa también la agencia, mientras que el ejército ha confirmado que disparó e hirió a dos personas mientras perseguía a saqueadores.
«Esta no es una simple protesta por el aumento de las tarifas del metro, es una efusión de años de opresión que ha golpeado principalmente a los más pobres», dijo Karina Sepúlveda, estudiante de antropología, a Reuters en una protesta en el centro de Santiago el domingo.
«La ilusión del modelo Chile se acabó. Los bajos salarios, la falta de atención médica y las malas pensiones han cansado a la gente».

El viernes, Piñera había condenado la violencia y el saqueo, diciendo que debido a las fluctuaciones cambiarias, era necesario elevar el precio del transporte público. Pero agregó que simpatizaba con aquellos que estaban soportando el costo de las subidas.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

Aun no hay votos