Vivimos en una era , el Antropoceno donde los humanos y las sociedades están reformando y cambiando los ecosistemas. La contaminación, el cambio climático provocado por el hombre y la sobrepesca han alterado la vida marina y las redes alimenticias oceánicas.

El aumento de las temperaturas oceánicas está amplificando la acumulación de contaminantes neurotóxicos como el mercurio orgánico (metilmercurio) en algunas especies marinas. Esto afecta especialmente a los principales depredadores, incluidos los mamíferos marinos, como las orcas que se alimentan de peces y que dependen en gran medida de los peces grandes como fuente de energía.

Ahora, la combinación de la contaminación por mercurio, el cambio climático y la sobrepesca están conspirando para contaminar aún más la vida marina y las redes alimentarias. Esto tiene implicaciones obvias para los ecosistemas y el océano, pero también para la salud pública. El riesgo de consumir pescado y marisco contaminado con mercurio aumenta con el cambio climático.

El ascenso del mercurio


Los reglamentos han reducido las emisiones mundiales de mercurio procedentes de fuentes artificiales, como las centrales eléctricas de carbón, entre 1990 y 2010, pero el mercurio sigue presente en el medio marino.

El metilmercurio se acumula en el tejido muscular de los peces a través de la red alimenticia, «bioacumulándose» en depredadores más grandes y de alto nivel trófico. Esta es la razón por la que los peces pelágicos más grandes (por ejemplo, el atún, los marlines, los peces picudos y los tiburones) – aquellos que comen mucho pescado – se consideran en general más peligrosos de comer que los más pequeños.

En los seres humanos, el mercurio puede provocar trastornos neurológicos. Los niños que están expuestos al mercurio durante el desarrollo fetal y la infancia tienen un mayor riesgo de tener un desempeño deficiente en las pruebas que miden la atención, el coeficiente intelectual, la función motora fina y el lenguaje.

El cambio climático puede amplificar la acumulación de metilmercurio en peces y mamíferos marinos en la parte superior de sus redes alimentarias debido a los cambios en la entrada y destino del mercurio en el océano y la composición y estructura de estas redes alimentarias marinas. Un océano más cálido y más ácido puede aumentar la cantidad de metilmercurio que entra en la red alimenticia.

La sobrepesca también puede exacerbar los niveles de mercurio en algunas especies de peces. El salmón del Pacífico, los calamares y los peces forrajeros, así como el atún rojo del Atlántico y el bacalao del Atlántico y otras especies de peces son susceptibles al aumento del metilmercurio debido al aumento de las temperaturas del océano.

Nuestro trabajo de investigación de modelos muestra que el salmón Chinook, la especie más grande de salmón del Pacífico y la presa principal de las orcas residentes del sur en peligro de extinción, está proyectado a estar expuesto a una alta acumulación de metilmercurio debido a los cambios en sus presas que son provocados por el cambio climático.

En el peor de los casos, cuando las emisiones de gases de efecto invernadero sigan aumentando y las temperaturas mundiales alcancen entre 2,6 y 4,8 grados centígrados para 2100, el salmón Chinook experimentará un aumento del metilmercurio del 10%. Pero en el mejor de los casos, cuando las emisiones son bajas y el aumento de la temperatura mundial es del orden de 0,3C a 1,7C a finales de siglo, los niveles de mercurio aumentarían sólo un uno por ciento.

En el caso del pescado forrajero, como la sardina del Pacífico, la anchoa y el arenque del Pacífico, que son especies ecológicas y comerciales clave en el ecosistema de la cuenca del Pacífico, se prevé que el aumento del metilmercurio sea del 14% bajo la influencia de las altas emisiones y del 3% de las bajas emisiones. También en este caso, este aumento se debe a los cambios en la dieta y en la composición de la cadena alimentaria debido al aumento de la temperatura de los océanos.

Pescando en la red alimenticia
Las poblaciones de bacalao del Atlántico fueron sobreexplotadas a lo largo de la costa noreste de Canadá durante el siglo pasado. Las poblaciones de salmón Chinook del Océano Pacífico nororiental también están disminuyendo debido a factores naturales y factores ambientales estresantes, como la depredación, la pérdida de hábitat, el calentamiento de los océanos y la pesca. La combinación de estas presiones puede hacer que el salmón del Pacífico sea más susceptible a la bioacumulación de metilmercurio.

Cuando una especie está sobreexplotada, las flotas pesqueras se expanden y ajustan sus objetivos, a menudo pescando a través de las redes alimenticias marinas. Los efectos en cascada conducen a cambios en la composición de las presas y de la red alimenticia para las especies restantes, probablemente alterando la transferencia de contaminantes orgánicos como los contaminantes orgánicos persistentes y el metilmercurio en los principales depredadores.

Cuando los peces se eliminan de la red alimenticia, los peces más grandes y los depredadores superiores pueden verse obligados a consumir más o diferentes presas, o peces más pequeños de lo normal. Estos peces pueden estar altamente contaminados con mercurio.

La combinación del cambio climático y la sobrepesca está cambiando aún más la composición de los peces en el océano y el lugar donde se encuentran. También están alterando la forma en que estas especies están expuestas a los contaminantes, aumentando los niveles de metilmercurio en el bacalao del Atlántico y el atún rojo del Atlántico, peces que a menudo son consumidos por los humanos.

Proteger la salud y el planeta
Basándose en esta evidencia, la comunidad de salud pública debería revisar y revisar las pautas de consumo de pescado para aquellos que tienen más probabilidades de estar expuestos al mercurio (comunidades costeras) o que experimentan efectos negativos (mujeres embarazadas, bebés y niños).

Nuestras simulaciones muestran que las concentraciones proyectadas de metilmercurio en el pescado forrajero y el salmón Chinook superarán los límites de consumo de mercurio de Canadá en este siglo, así como el nivel de asesoramiento sobre consumo emitido por la Organización Mundial de la Salud.

En nuestro mundo dominado por el hombre, es imperativo que consumamos pescado y mariscos procedentes de pesquerías sostenibles y que hagamos esfuerzos para reducir la contaminación del océano. Las políticas ambientales internacionales y nacionales, como el Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas de conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los recursos marinos y las pesquerías (SDG 14) y el Acuerdo de París sobre el Clima, pueden conservar las especies marinas y proteger nuestro planeta azul para las generaciones venideras.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: