3.6
(14)

Los brotes son poco frecuentes en la actualidad, pero una alta tasa de letalidad podría causar problemas si el virus evoluciona, según los expertos

Con un aumento en los casos del virus de la encefalitis equina oriental (EEE) en los EE. UU. este año, la enfermedad es una amenaza emergente que no puede ser tratada con un medicamento, prevenida con una vacuna o incluso identificada con una prueba de diagnóstico de punto de atención, señalaron los líderes del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID).

Aunque el EEE es raro, la tasa de letalidad es alta, y debido a que la transmisión del virus podría evolucionar hacia una pandemia, como otros virus transmitidos por mosquitos, una estrategia de defensa de la salud pública es crítica, de acuerdo con el Director del NIAID, Anthony Fauci, MD, y dos colegas, en un artículo de New England Journal of Medicine Perspective.

Clínicamente, notaron que el 96% de las personas infectadas con el virus son asintomáticas, pero de las que tienen síntomas, el 33% o más mueren o sufren daño neurológico grave y permanente.

El período de incubación es de aproximadamente una semana, y el EEE se presenta sin síntomas específicos como fiebre, malestar, dolores de cabeza intensos, dolores musculares y náuseas/vómitos. Incluso entonces, los autores advirtieron que «las pruebas diagnósticas específicas podrían no ser reveladoras», ya que el análisis de reacción en cadena de la polimerasa de la sangre y el líquido cefalorraquídeo y la IgM específica del virus EEE podrían ser negativos. Los síntomas neurológicos, que aparecen de 0 a 5 días después del inicio, son inicialmente «inespecíficos», pero el virus tiene una rápida progresión clínica, agregaron Fauci y colegas.

«Para cuando el diagnóstico serológico definitivo sea posible, dentro de una semana después de la infección, es posible que ya se haya producido daño neurológico», escribieron.

No existen diagnósticos en el punto de atención para estos casos de encefalitis arbovirales y no arbovirales. Pero Fauci y sus colegas anotaron que estos diagnósticos serían de «valor limitado sin tratamientos efectivos». Pero ningún medicamento antiviral ha demostrado tener eficacia contra el EEE, apuntaron, y agregaron que tal medicamento tendría que tener la capacidad de cruzar la barrera hematoencefálica. Por ahora, la atención de apoyo en una UCI con apoyo ventilatorio es el pilar del tratamiento.

El desarrollo de vacunas también carece de «fuertes incentivos», señalaron los autores, porque los brotes de AEE son poco frecuentes y breves, ocurren esporádicamente y en lugares impredecibles, lo que dificulta la identificación de una población objetivo para la vacunación.

Hasta el otoño de 2019, ha habido nueve estados de EE.UU. con 36 casos humanos, incluyendo 14 casos fatales, de EEE, que Fauci y sus colegas describieron como «un presagio de una nueva era de emergencias arbovirales».

Específicamente, dijeron que el EEE es un arbovirus que se transmite principalmente cuando los mosquitos pican a las aves infectadas, que son reservorios del virus. El virus sólo se transmite a los humanos cuando estas aves infectadas son picadas por mosquitos que luego pican a los humanos. Sin embargo, los autores señalaron que otros arbovirus, como el dengue, la fiebre amarilla, el Zika y el chikungunya, han evolucionado para ser transmitidos casi en su totalidad por los mosquitos, específicamente los mosquitos Aedes aegypti.

Esto se debe no sólo a que los humanos sirven como reservorio de estos cuatro virus, sino también como un «huésped de amplificación que regula al máximo el ciclo viral».

«Cualquier virus que pueda infectar eficientemente a A. aegypti también tiene acceso potencial a miles de millones de humanos, lo que explica por qué los cuatro virus que lo han hecho se han propagado pandémicamente», escribieron los colegas de Fauci. «No podemos descartar la posibilidad de que otros arbovirus se adapten a A. aegypti en el futuro.»

Dado el rápido cambio climático que podría afectar la distribución geográfica de los patrones de transmisión viral, se necesita una estrategia nacional de defensa de la salud pública para los arbovirus y otras enfermedades transmitidas por vectores, argumentaron los autores.

«Aunque el AEE todavía no es una enfermedad de gran importancia nacional, el pico de este año en los casos puso de manifiesto nuestra preparación inadecuada para las amenazas de enfermedades emergentes», dijeron.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.6 / 5. Recuento de votos: 14

Aun no hay votos