La falla más activa de Nueva Zelanda podría causar un gran terremoto y un tsunami que afectaría a Whanganui en cualquier momento.

La zona de subducción de Hikurangi es una falla que corre mar adentro a lo largo de la costa este desde Gisborne hasta la cima de la Isla Sur.

Es causado por la placa tectónica del Pacífico deslizándose bajo la australiana.

Una conferencia pública con un grupo de científicos y administradores de emergencias se celebro para discutir el riesgo que la falla representa para Whanganui.

Los científicos que lo investigan en un proyecto del Fondo Endeavour de 6 millones de dólares a cinco años han descubierto que se ha roto en grandes terremotos por lo menos 10 veces en los últimos 7.500 años. Su longitud total puede haberse roto hace unos 840 años, causando un terremoto de al menos 8,5 grados de magnitud.

El movimiento de la falla también puede ser gradual, en eventos de deslizamiento lento.

Lo que es seguro es que el movimiento de las placas continuará. Un terremoto tan grande como el desastroso terremoto y tsunami de magnitud 9 que azotó Japón en 2011 es posible en la región.

El terremoto podría ser largo y fuerte, y causar deslizamientos de tierra y licuefacción, así como un tsunami en ambas costas de la parte baja de la Isla Norte.

Para prepararse para esto, los gerentes de la Defensa Civil de toda la parte baja de la Isla Norte están trabajando juntos.

Kate Boersen, del programa East Coast LAB (Life at the Boundary), dice que esta región necesita estar preparada.

«Es muy importante que la gente haga un plan de emergencia, practique su agacharse , cubrirse, sostenerse .

El gerente de emergencias del Consejo Regional de Horizontes y Manawatū Ian Lowe, líder del Grupo de Protección Civil y Manejo de Emergencias de Whanganui, dijo que la charla informará a la gente sobre los diversos proyectos de investigación científica que se están llevando a cabo para comprender la zona de subducción.

«Los científicos han estado investigando la zona de subducción de Hikurangi para buscar patrones, movimientos y posibles pistas del pasado, con la esperanza de tener una idea más clara de lo que está sucediendo ahí fuera, y lo que eso podría significar para Nueva Zelanda. Estas charlas le darán a la gente la oportunidad de oírlo de primera mano de los expertos».

Por: Laurel Stowell /nzherald

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: