4.3
(6)

Djibouti, Kenia, afectada por las inundaciones, lucha para hacer frente a los efectos de los grandes aguaceros que afectan a cientos de miles de personas en todo el Cuerno de África.

Las inundaciones repentinas han afectado a Djibouti, donde el gobierno y las Naciones Unidas dijeron que en un solo día cayó el equivalente a dos años de lluvia, y varios países de África oriental, entre ellos Kenya, tuvieron que hacer frente a fuertes lluvias.

Según la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna, las precipitaciones entre octubre y mediados de noviembre han sido hasta 300 por ciento superiores a la media en la región del Cuerno de África.

l jueves, una declaración conjunta de Djibouti y la ONU dijo que hasta un cuarto de millón de personas se han visto afectadas en los últimos días en el país del Mar Rojo, que alberga bases militares de Estados Unidos, China y otros países.

Con las fuertes lluvias que se pronostican para finales de mes, esa cifra podría aumentar.

Djibouti ha sido considerada una de las naciones no insulares más vulnerables del mundo frente al cambio climático a medida que aumenta el nivel del mar. La vecina Somalia también se ha visto gravemente afectada por las recientes inundaciones.

Mortales inundaciones en Kenia


En Kenia, el centro económico de África oriental, el gobierno dijo que 120 personas han muerto en inundaciones y deslizamientos de tierra durante una temporada de lluvias inusualmente severa. Más de 60 murieron durante el fin de semana en el condado de West Pokot.

Decenas de miles de personas en todo el país han sido desplazadas, mientras que la infraestructura ha sufrido daños, lo que dificulta la entrega de la ayuda.

Los médicos temen que las enfermedades, especialmente las transmitidas por el agua, puedan propagarse.

«Tenemos problemas de salud, y son las heridas, los niños que están contrayendo neumonía, las enfermedades diarreicas», dijo el doctor Taabu Simiu, del Hospital de Referencia del Condado de West Pokot.

La vida aquí es terrible.
Algunos sobrevivientes están luchando.

«La vida aquí es terrible porque no tenemos dinero, porque si alguien tenía su dinero en la casa, todo fue arrasado por las inundaciones», dijo una sobreviviente, Cherish Limansin.

«Sólo es la pobreza la que nos mira aquí. Nos despertamos sin nada. Si no fuera por la poca ayuda que recibimos no tendríamos nada y hasta ahora no hemos comido nada».

Un funcionario local expresó su frustración por los esfuerzos de socorro, afirmando que la respuesta del gobierno nacional al desastre ha sido lenta e insuficiente. El funcionario habló con la condición de que fuera anónimo, ya que no estaba autorizado a hablar con los medios de comunicación.

Dos aldeas con casi 5.000 habitantes en total permanecen aisladas del resto del mundo varios días después de las inundaciones, dijo Monicah Kalinyong’ar, oficial de gestión de desastres del condado de West Pokot.

El gobernador John Lonyang’apuo dijo que la gente carecía de alimentos debido a la lentitud de la asistencia, diciendo que un helicóptero debería estar operando a tiempo completo mientras duren los esfuerzos de socorro.

El portavoz Cyrus Oguna negó que el gobierno nacional estuviera frustrando los esfuerzos de socorro, diciendo que el ejército de Kenia estaba ayudando a reparar las carreteras dañadas.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 6

Aun no hay votos