Más de 62.000 personas fueron evacuadas de sus hogares en el este de Filipinas, antes de la llegada del tifón Kammuri, según las autoridades.

Alrededor de 58.000 residentes de la ciudad de Malinao, en la provincia de Albay, 330 kilómetros al sur de Manila, se trasladaron a refugios y centros de evacuación, dijo Dempsey Alcala, funcionario municipal de reducción del riesgo de desastres.

En la ciudad de Guinobatan, también se dijo a 4.500 personas que evacuaran preventivamente de sus hogares en las laderas del volcán Monte Mayon, en medio de amenazas de inundaciones, deslizamientos de tierra y corrientes de lodo.

Se proyectó que Kammuri tocaría tierra en la región oriental de Bicol, donde se encuentra Albay, el lunes por la noche o el martes por la mañana, según la oficina meteorológica.

El tifón tenía vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora (km/h) y ráfagas de hasta 170 km/h cuando se movía hacia el oeste a 20 km/h, agregó la oficina.

El portavoz militar, general de Brigada Edgard Arévalo, instó a los residentes a cooperar en los preparativos para el tifón.

«Evacuar cuando se le aconseje hacerlo antes de la embestida del tifón, no en el momento en que las demandas de ayuda son altas y los que respondieron sólo pueden acomodar a un número limitado de personas», dijo.

La oficina meteorológica ha aumentado la alerta de tifones en más de 30 provincias orientales y septentrionales, así como en la zona metropolitana de Manila.

El tifón se producirá cuando Filipinas sea la sede de los 30º Juegos del Sudeste Asiático en Manila Metropolitana y en la región norteña de Luzón.

Los organizadores dijeron que tienen planes de contingencia para los deportes que se realizarán al aire libre y que podrían verse afectados por el mal tiempo.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: