5
(10)

Podría haber un millón de veces más piezas de microplástico flotando alrededor de los océanos de lo que se pensaba, según una nueva investigación publicada en la revista científica Limnology and Oceanography Letters.

Los hallazgos suscitarán más preocupaciones sobre el impacto de la contaminación microplástica no sólo en el medio ambiente sino en la salud humana.

La contaminación por microplásticos tiende a medirse mediante la pesca de arrastre o tirando de una fina red sumergida detrás de un barco con una malla lo suficientemente pequeña como para filtrar el plancton del agua de mar.

Pero la oceanógrafa biológica Jennifer Brandon, del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, descubrió que esta forma de contar los microplásticos marinos probablemente carece de las partículas más pequeñas.

«Durante años hemos estado haciendo estudios de microplásticos de la misma manera: usando una red para recoger muestras. Pero cualquier cosa más pequeña que la malla de la red se ha estado escapando», dijo Brandon.

Estudios anteriores que midieron piezas más grandes de plástico encontraron apenas diez piezas por metro cúbico. Sin embargo, Brandon calculó que el océano está contaminado por 8.3 millones de piezas de lo que llamó «mini-microplásticos» por metro cúbico de agua.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica define un microplástico como cualquier pieza menor de 5 milímetros. Sin embargo, la mayoría de los experimentos utilizan el mismo tipo de red, que sólo captura plásticos de hasta 333 micrometros (un tercio de milímetro) de diámetro. En este estudio, los investigadores aislaron, identificaron y cuantificaron los microplásticos de 5-333μm en tamaño, un subgrupo de microplásticos que ellos llamaron mini-microplásticos.

Para registrar con mayor precisión el nivel de contaminación de microplásticos en las aguas oceánicas, los investigadores analizaron las sales de agua de mar, que son diminutos filtros alimentadores en forma de barril. Estos invertebrados habitan en las aguas oceánicas hasta una profundidad de unos dos kilómetros. De las 100 sales que Brandon estudió a partir de muestras de agua recogidas en 2009, 2013, 2014, 2015 y 2017, el 100% tenía mini-microplásticos en sus intestinos. Esto era especialmente preocupante dado que el tiempo que transcurre desde el consumo hasta la defecación en las salpas es de sólo dos a siete horas.

Los microplásticos se pueden dividir en dos categorías principales según su procedencia. Los microplásticos primarios se liberan directamente en el medio ambiente en forma de pequeñas partículas. Las principales fuentes incluyen el lavado de ropa sintética (35% de los microplásticos primarios); la abrasión de los neumáticos al conducir (28%); y los microplásticos añadidos intencionadamente en productos de cuidado personal, por ejemplo, las microesferas de los exfoliantes faciales (2%).

Los microplásticos secundarios se originan por la degradación de objetos plásticos de mayor tamaño, como bolsas de plástico, botellas o redes de pesca. Representan entre el 69 y el 81% de los microplásticos que se encuentran en los océanos.

Los animales marinos pueden ingerir microplásticos, que luego se acumulan y pueden terminar en los humanos a través de la cadena alimenticia. Se han encontrado en una serie de alimentos y bebidas, como la cerveza, la miel y el agua del grifo.

El sitio web del Parlamento Europeo señala que el efecto sobre la salud humana es «aún desconocido, pero los plásticos a menudo contienen aditivos, como estabilizadores o retardadores de llama, y otras sustancias químicas posiblemente tóxicas que pueden ser perjudiciales para el animal o el humano que los ingiere».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 10

Aun no hay votos