3.2
(5)

La velocidad a la que se calienta nuestro planeta podría afectar a las temperaturas locales incluso más que el nivel general de calentamiento global en sí mismo, según sugiere un nuevo estudio.

Esto indica que un aumento de la temperatura global de 2 grados centígrados podría significar fácilmente un calor mucho más extremo en algunas partes del mundo, dependiendo de la rapidez con que se produzca este calentamiento.

Para averiguarlo, los autores del nuevo estudio modelaron los impactos climáticos bajo un escenario de altas emisiones rápidas en comparación con un escenario más lento a largo plazo; durante ambos, hipotéticamente hemos estabilizado el clima con el mismo aumento de temperatura.

En la primera situación, dicen, los impactos parecen mucho más drásticos, incluso si el aumento final de la temperatura es el mismo a escala global. De hecho, en algunos lugares este escenario de altas emisiones rápidas podría marcar una diferencia mayor que el aumento de la temperatura media global, pasando de 1,5°C a 2°C.

«Un futuro clima casi de equilibrio de 1,5°C o 2°C alcanzado después de un sobregiro (es decir, en los casos en que el calentamiento global ha superado estos límites pero luego ha disminuido) probablemente se vería muy diferente al clima transitorio equivalente de 1,5°C o 2°C que el mundo probablemente experimente en las próximas décadas», explican los autores.

Utilizando simulaciones de modelos climáticos, los investigadores han demostrado que el rápido calentamiento a corto plazo hará que hasta el 91 por ciento de las personas en la Tierra experimenten temperaturas locales más altas. Además, en este escenario, la probabilidad de que se produzcan eventos de calor extremo es al menos el doble en algunas zonas.

En Australia, por ejemplo, un escenario de calentamiento rápido podría en realidad causar temperaturas aún más calientes que el equivalente de calentamiento lento.

De hecho, para aproximadamente el 15 por ciento de la superficie de la Tierra, hay una mayor diferencia de temperatura entre estos dos escenarios que entre los escenarios de aumento de la temperatura global de 1,5°C y 2°C. Para una ubicación típica en la Tierra, esa diferencia es aproximadamente el 40 por ciento del salto entre 1,5°C y 2°C.

El equipo de investigación sospecha que esto se debe a que las regiones terrestres se calientan primero, por lo que si el calentamiento ocurre rápidamente, la tierra toma más calor de una sola vez; mientras que en el escenario de calentamiento lento el paso del tiempo permite que los océanos tomen parte de ese calor. Esto concuerda con investigaciones previas que han demostrado cómo el calentamiento del océano va a la zaga del calentamiento de la tierra.

Prácticamente, esto significa que en el escenario rápido, hasta 600 millones de personas vivirán en áreas donde el clima que se calienta rápidamente es por lo menos 0.5°C más cálido en el verano; en contraste, menos de 20 millones de personas experimentarían este nivel de calentamiento en el escenario lento.

Si no estabilizamos nuestras emisiones y pronto, los autores dicen que las grandes ciudades como Nueva York, Estambul, Bagdad, Seúl y Tokio corren el doble riesgo de experimentar veranos extremadamente calurosos.

Y a juzgar por nuestros progresos hasta ahora, ese parece el escenario más probable. Los gases de efecto invernadero siguen aumentando en todo el mundo, tanto que el año pasado los científicos los compararon con un «tren de carga a gran velocidad».

En realidad tenemos las herramientas para reducir la velocidad de ese tren, pero parece que tenemos que actuar incluso más rápido de lo que nadie sospechaba.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.2 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos