Las lluvias, más de tres veces superiores a la media, registradas en Yakarta y Java Occidental provocaron inundaciones mortales.

Se confirmó que al menos 14 personas murieron el jueves y que miles de personas se vieron obligadas a evacuar la ciudad, después de que una grave inundación golpeara la capital de Indonesia mientras los residentes celebraban el Año Nuevo.

Decenas de miles de juerguistas en Yakarta fueron empapados por las lluvias torrenciales mientras esperaban los fuegos artificiales de la víspera de Año Nuevo el miércoles.

El aeropuerto nacional de Yakarta también fue cerrado, dejando varados a casi 20.000 pasajeros.

El portavoz de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, Agus Wibowo, dijo el miércoles que las lluvias del monzón y la crecida de los ríos sumergieron al menos 90 barrios y desencadenaron un deslizamiento de tierra en Depok, una ciudad en las afueras de Yakarta.

Wibowo dijo que entre los muertos se encontraba un estudiante de secundaria de 16 años que fue electrocutado mientras más de 19.000 personas se encontraban en refugios temporales después de que las inundaciones alcanzaran hasta tres metros en varios lugares.

Al Latif Ilyas Darmawan, padre de la víctima, dijo que los rescatistas no pudieron salvar a su hijo, Arviqo Alif Ardana.

«No sabía lo que había sucedido hasta que su hermano menor vino y me dijo que su hermano había muerto y cuando llegué a la escena, la gente dijo que mi hijo se electrocutó cuando sostenía un poste de luz y trató de ser rescatado por los residentes locales (pero fracasó y murió)».

El Jakarta Globe informó que por lo menos 14 personas murieron en las inundaciones.

Advertencia de más inundaciones
El gobernador de Yakarta, Anies Baswedan, dijo a los periodistas después de realizar un estudio aéreo sobre la ciudad inundada que se registraron hasta 370 milímetros de lluvia, más del triple de la cantidad promedio, en las zonas montañosas de Yakarta y Java Occidental durante la víspera de Año Nuevo, lo que resultó en el desbordamiento de los ríos Ciliwung y Cisadane.

Dijo que se habían desplegado unos 120.000 rescatistas para evacuar a los afectados e instalar bombas de agua móviles, ya que se pronosticaban más lluvias en los próximos días.

Las autoridades advirtieron que las inundaciones eran posibles hasta abril, cuando termina la temporada de lluvias.

Prometió que la administración de su ciudad completaría los proyectos en los dos ríos, incluyendo una presa y una esclusa, para prevenir las inundaciones.

Las imágenes de televisión y las fotos publicadas por la agencia mostraron docenas de coches flotando en aguas fangosas mientras los soldados y los rescatistas en botes de goma luchaban por evacuar a los niños y los ancianos que resistían en los techos de sus escuálidas casas.

Las inundaciones inundaron miles de hogares y edificios tanto en distritos pobres como ricos, obligando a las autoridades a cortar el suministro de electricidad y agua y paralizando las redes de transporte, dijo Wibowo.

El Director General de Aviación Civil, Polana Pramesti, dijo que las inundaciones también sumergieron la pista del aeropuerto nacional Halim Perdanakusumah de Yakarta, lo que impulsó a las autoridades a cerrarla y dejar varados a unos 19.000 pasajeros.

Las inundaciones también pusieron de relieve los problemas de infraestructura de Indonesia en su intento por atraer la inversión extranjera.

Yakarta tiene 10 millones de habitantes, o 30 millones incluyendo los de su gran área metropolitana.

Es propensa a los terremotos e inundaciones y se está hundiendo rápidamente debido a la extracción descontrolada de agua subterránea. Se estima que la congestión también le cuesta a la economía 6.500 millones de dólares al año.

El presidente Joko Widodo anunció en agosto que la capital se trasladará a un lugar en la provincia de Kalimantan Oriental, poco poblada, en la isla de Borneo, conocida por sus bosques tropicales y orangutanes.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: