4.4
(419)

Las noticias sobre los incendios en Australia son justamente eso: inimaginables. Mientras que algunos idiotas insisten en que la situación es parte de un fenómeno que se repite cada año, la realidad es que la magnitud y la gravedad de las llamas de este año no tiene precedentes: 18 personas ya han muerto, varias docenas más están desaparecidas, la conflagración ha destruido un área más del doble del tamaño de Bélgica: más de sesenta mil millones de metros cuadrados, seis veces el tamaño de los incendios del Amazonas en 2019. Más de mil casas han sido destruidas, cientos de ellas dañadas, miles de personas evacuadas, nubes de humo del tamaño de Europa… y más de cien incendios siguen activos. Pretender que algo así es normal es simplemente una prueba de que no tienes ni idea de lo que estás hablando.

Los incendios son un evento regular en Australia. Algunas especies de eucaliptos, de hecho, dependen de los incendios para liberar sus semillas. Pero este año es muy diferente: la temporada de incendios comenzó mucho antes, coincidiendo con las altas temperaturas récord y después de una prolongada sequía: exactamente lo que los científicos predijeron cuando calcularon los efectos de un cambio climático que ahora es una emergencia.

La actual temporada de incendios en Australia es lo que sucede cuando un gobierno incompetente se enfrenta a los efectos del cambio climático. Los incendios y el cambio climático están vinculados, y negar esto es simplemente ignorar los hechos. Pero más allá de los hechos científicos, lo que la entrada de Australia en la Era del Fuego, el Piroceno, demuestra de manera concluyente son las consecuencias de una política irresponsable. Los incendios en Australia son una crónica de un suicidio predicho. Años de gobiernos conservadores financiados por la industria del carbón y sin políticas ambientales han colocado al país en el último lugar de la lista de naciones que trabajan para combatir la emergencia climática. Y cuando se ignoran las emergencias, eso es lo que sucede: se sufren sus efectos.

Los australianos apoyan las políticas ambientales fuertes. Pero el poderoso lobby del carbón en un país que es líder en exportaciones de este producto venenoso, junto con un panorama mediático liderado por el negador del cambio climático Rupert Murdoch que minimiza o simplemente ignora la situación, significa que no se ha tomado ninguna medida: de ahí lo que estamos viendo ahora. Scott Morrison, seguramente candidato al peor primer ministro de la historia del país (y eso es un listón muy bajo) continuó sus vacaciones en Hawai mientras su país ardía, y desde que regresó a casa, ha tratado de restarle importancia a la catástrofe, diciendo que Australia ha pasado por crisis similares, pero la evidencia está en su contra, y ahora requiere una acción internacional decidida: si Australia continúa así, no es sólo Australia la que tiene un gran problema: el resto del mundo lo tiene.

Los incendios en Australia muestran lo que sucede cuando ignoramos las advertencias de los científicos. Lo que está sucediendo en Australia eventualmente sucederá en cualquier lugar donde haya algo que quemar. La gente morirá, las casas se incendiarán, las especies desaparecerán y se perderán cosas que nunca podrán ser recuperadas. O bien creemos que se trata de una emergencia y tomamos medidas, o estamos destinados a ver más incendios en todo el mundo. Tal vez no queramos tomar medidas de emergencia que signifiquen alguna incomodidad, que golpeen a algunas personas con más fuerza que a otras, pero eso hay que hacerlo de todos modos, porque no hay alternativa. Una emergencia implica medidas de emergencia. Pero hasta ahora, no veo a nadie actuando como si fuera una emergencia.

Miren a Australia. Australia es el espejo de nuestro futuro apocalíptico . Es lo que nos espera si continuamos ignorando la emergencia climática. Y aún así muchos mirarán hacia otro lado y continuarán ignorándola. Es tan simple como eso. E igual de triste.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.4 / 5. Recuento de votos: 419

Aun no hay votos