4.4
(113)

Europa podría enfrentarse a una catástrofe climática ya que los expertos creen que la Corriente del Atlántico Norte está a punto de colapsar.

Un estudio ha revelado que la corriente se debilita y corre el riesgo de colapsar. Si lo hace, las temperaturas en algunas partes de Europa podrían llegar a ser casi insoportablemente frías. La Corriente del Atlántico Norte, también conocida como la Circulación Meridional de Vuelco del Atlántico (AMOC, por sus siglas en inglés), transporta el calor del Golfo de México, contribuyendo parcialmente al calor del clima del norte de Europa. El cambio climático está pasando factura a la corriente, y el deshielo de Groenlandia y las excesivas precipitaciones sobre el Atlántico contribuyen en gran medida al debilitamiento de la corriente.

Esto se debe a que a medida que más agua entra en el océano desde el norte, podría bloquear la corriente o incluso invertirla por completo.

El hielo que cubre Groenlandia tiene hasta tres kilómetros de espesor en ciertos lugares, cubriendo un área siete veces mayor que la del Reino Unido.

En otras palabras, se trata de una cantidad asombrosa de agua nueva que jugaría un papel importante en el bloqueo de la corriente.

Las simulaciones realizadas por científicos de la Universidad de Groninga y de la Universidad de Utrecht encontraron que hay una pequeña posibilidad de que la corriente pueda colapsar parcialmente en los próximos 100 años.

Si lo hace, habrá una falta de calor que llegue a Europa desde el Golfo de México, lo que podría causar que las temperaturas se desplomen.

El equipo cree que hay 15 por ciento de posibilidades de que la Corriente del Atlántico Norte se derrumbe en el próximo siglo, mientras que es casi seguro que lo haga dentro de un plazo de mil años.

El colapso del sistema ha sido debatido durante décadas, e incluso fue la inspiración para el éxito de 2004, «El día después de mañana», donde los protagonistas luchan por sobrevivir en un mundo donde las temperaturas se han congelado.

Si bien no se prevé un desastre de esa magnitud, investigaciones anteriores han demostrado que las temperaturas en el Reino Unido podrían bajar tres grados centígrados en invierno, lo que significa que la temperatura media de enero podría ser inferior a dos grados.

Sin embargo, Islandia vería una caída de 10 grados centígrados que hundiría partes de la nación a 40 grados bajo cero durante el invierno.

El profesor asociado de la Universidad de Groningen en Matemáticas Numéricas, Fred Wubs, dijo: «Los océanos almacenan una inmensa cantidad de energía y las corrientes oceánicas tienen un fuerte efecto en el clima de la Tierra».

El equipo escribió en el estudio publicado en la revista Scientific Reports: «Por primera vez, determinamos aquí estimaciones de la probabilidad de transición de las transiciones inducidas por el ruido del AMOC, dentro de un cierto período de tiempo, usando una metodología de la teoría de la gran desviación.

«Encontramos que hay dos tipos de transiciones, con un colapso parcial o total del AMOC, que tienen diferentes probabilidades de transición.

«Para el estado actual, estimamos que la probabilidad de transición del colapso parcial en los próximos 100 años es de alrededor del 15 por ciento, con una alta sensibilidad de esta probabilidad a la amplitud del ruido de agua dulce de superficie».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.4 / 5. Recuento de votos: 113

Aun no hay votos