Las abejas puertorriqueñas están abandonando las colmenas a medida que semanas de terremotos perturban las colonias, dijeron los expertos, lo que suscita la preocupación de que una subespecie considerada como una posible solución a la crisis mundial de las abejas pueda sufrir otro golpe después de haber sido diezmada por los huracanes en el 2017.

Las abejas han abandonado hasta un 25% de las colmenas en pueblos como Guayanilla, en el sur de Puerto Rico, después de que cientos de temblores y un terremoto de magnitud 6,4 sacudieran la zona, dijo Hermes Conde, director de la Escuela de Apicultura del Este de la isla. Los terremotos han cambiado la posición de muchas colmenas, han confundido a las abejas que regresan y han causado destrucción dentro de las cajas de madera, dijo.

También han interrumpido la alimentación normal de las colmenas por parte de los apicultores durante los meses de invierno, mientras los agricultores se recuperan de los terremotos que derrumbaron cientos de hogares y causaron al menos una muerte. Miles de puertorriqueños están durmiendo a la intemperie, temerosos de que sus casas puedan derrumbarse en otra gran réplica.

Mientras el territorio estadounidense busca una declaración de desastre del presidente Donald Trump para aumentar los recursos de ayuda, los apicultores de la isla están pidiendo donaciones estadounidenses de «hamburguesas de proteínas» y otros alimentos para las abejas para salvar sus colmenas.

«Las abejas están buscando zonas más tranquilas, huyendo de todo el movimiento en la zona del terremoto», dijo Conde, que ha perdido 10 de sus 50 colmenas en Guayanilla y teme que se pierdan más si los terremotos continúan.

Las resistentes y productivas abejas de Puerto Rico son descendientes de las abejas africanizadas. Son vistas como un posible sustituto de las abejas occidentales de la miel que han muerto en números sin precedentes debido al llamado trastorno por colapso de la colonia (CCD).

Los científicos dicen que las abejas de Puerto Rico son menos susceptibles a los parásitos culpables del CCD, un fenómeno que ha causado pérdidas económicas en todo el mundo en los cultivos que dependen de las abejas occidentales para la polinización.

Alrededor del 85% de las abejas de Puerto Rico fueron eliminadas por el huracán María en el 2017, que mató a unas 3.000 personas en la isla caribeña. Desde entonces, la población de abejas se ha recuperado hasta alcanzar un 60% de su tamaño anterior, según Conde.

El experto en abejas Tugrul Giray, profesor de la Universidad de Puerto Rico, dijo que la principal razón por la que las abejas abandonaban las colmenas era probablemente la falta de alimento, ya que los apicultores se ocupaban de otras prioridades en sus vidas.

Pero dijo que las abejas odiaban la vibración, y los repetidos temblores y terremotos desde el 28 de diciembre habían hecho que se volvieran menos dóciles y abandonaran los nidos.

«Los apicultores de Puerto Rico necesitan ayuda especial ahora mismo», dijo Giray, advirtiendo a los locales que tengan cuidado cuando se encuentren con las abejas estresadas de la isla.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: