4.8
(5)

El bajo crecimiento, el aumento de la población, la sequía y las inundaciones se han combinado para empeorar la inseguridad alimentaria en la región.

Una cifra récord de 45 millones de personas en África meridional, en su mayoría mujeres y niños, se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria causada por la sequía, las inundaciones y el desorden económico, dijo el jueves el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA).

«Esta crisis de hambre tiene una escala que no hemos visto antes y la evidencia muestra que va a empeorar», dijo Lola Castro, directora regional del PMA para África del Sur, en una declaración.

La inseguridad alimentaria definida por el Departamento de Agricultura de EE.UU. es la falta de acceso consistente a suficientes alimentos para una vida activa y saludable.

La agencia de la ONU advirtió que sólo consiguió 205 millones de dólares de los 489 millones que necesita, diciendo que las familias de toda la región ya estaban saltándose las comidas, sacando a los niños de la escuela, vendiendo bienes valiosos y endeudándose para evitar las pérdidas agrícolas.

Con temperaturas que aumentan al doble del promedio mundial y la mayoría de sus alimentos producidos por agricultores de subsistencia que dependen totalmente de lluvias cada vez menos fiables, África meridional sólo ha tenido una temporada de cultivo normal en los últimos cinco años, dijo el PMA.

El bajo crecimiento, el aumento de la población, la sequía y las inundaciones se han combinado para empeorar la inseguridad alimentaria en la región.

«Si no recibimos los fondos necesarios, no tendremos más remedio que ayudar a menos personas de las más necesitadas, y con menos», dijo Castro.

Las mujeres y los niños sufren
Los países más afectados por la sequía fueron Eswatini, Lesotho, Madagascar, Malawi, Mozambique, Namibia, Zambia y Zimbabwe.

Casi la mitad de los 15 millones de habitantes de Zimbabwe viven en un estado de inseguridad alimentaria crónica, según las cifras de la ONU.

La vida silvestre también se ha visto afectada, ya que más de 200 elefantes murieron de hambre en Zimbabwe en sólo tres meses el año pasado.

El 20 por ciento de la población de Lesotho, asolado por la sequía, y cerca del 10 por ciento de Namibia también sufren de inseguridad alimentaria.

En octubre, la Cruz Roja de Zambia señaló que la sequía había dejado a unos 2,3 millones de personas enfrentadas a una «grave inseguridad alimentaria».

Durante mucho tiempo, Zambia fue conocida como el granero de la región, pero la sequía recurrente ha reducido las reservas de agua de la represa hidroeléctrica de Kariba, la principal fuente de energía.

En toda la región, las mujeres y los niños son los más afectados por la falta de alimentos.

Luchar contra el hambre
Mientras tanto, los expertos pronostican más clima cálido y seco en los próximos meses, lo que augura otra mala cosecha.

La situación podría empeorar aún más, ya que la temporada seca podría durar más de lo habitual, afectando a la cosecha anual de cereales de abril.

El PMA tiene previsto proporcionar asistencia durante la temporada de escasez a 8,3 millones de personas en zonas que se enfrentan a niveles de crisis de hambre.

El PMA pidió a la comunidad internacional que acelerara tanto la ayuda de emergencia a millones de personas que padecen hambre desesperadamente en África meridional como la inversión a largo plazo para que las personas vulnerables de la región puedan resistir el empeoramiento de los efectos del cambio climático.

En respuesta a la crisis, la Comisión Europea dijo el jueves que está movilizando un paquete de ayuda humanitaria de 25,4 millones de dólares para apoyar las necesidades alimentarias de emergencia y a las personas vulnerables en eSwatini, Lesotho, Madagascar, Zambia y Zimbabwe.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos