5
(4)

Al entrar en una nueva década, los titulares de todo el mundo dejan muy claro que los efectos del cambio climático no son sólo inminentes. Están aquí, están ahora, y están devastando comunidades en todos los continentes. Por ejemplo, en Australia, incendios sin precedentes han emitido aproximadamente 400 millones de toneladas de carbono, han matado al menos a 25 personas y han destruido 2.000 hogares. En Indonesia, las terribles inundaciones han matado al menos a 67 personas y han provocado que 400.000 abandonen sus hogares. La pérdida de hielo marino en el Ártico está reduciendo el acceso a los recursos alimentarios de los que han dependido numerosas comunidades indígenas durante generaciones.

Pero los efectos del cambio climático sobre la salud van más allá de las consecuencias más inmediatas y obvias de los incendios, las inundaciones y el derretimiento del hielo. En noviembre de 2019, la revista médica The Lancet publicó un informe detallado que examina los efectos que el cambio climático tendrá en la salud humana bajo dos escenarios: uno en el que el mundo controla las emisiones de acuerdo con los compromisos establecidos en el acuerdo de París, y otro en el que el mundo no lo hace. En ambos casos, los niños y niñas serán los más vulnerables a los numerosos daños a la salud que resulten de las decisiones tomadas por sus padres y abuelos. Los niños y niñas son especialmente propensos a sufrir los efectos del cambio climático por numerosas razones: Sus sistemas inmunológicos y orgánicos aún se están desarrollando, beben relativamente más agua y respiran más aire que los adultos en relación con su peso corporal, y tienden a pasar más tiempo al aire libre. Por lo tanto, comprender el alcance total de las consecuencias para la salud pública de un clima cambiante implica examinar cómo los riesgos afectarán al cuerpo de los más jóvenes.

Según el informe de Lancet, la contaminación del aire -específicamente, la exposición a las partículas finas conocidas como PM 2.5- representa el mayor factor de riesgo ambiental de muertes prematuras en todo el mundo. Cuando la gente piensa en los efectos de la contaminación del aire sobre la salud pública, a menudo se imagina los peores escenarios. Por ejemplo, el humo de los incendios en Australia es actualmente tan intenso que un día de inhalación de aire en el este de Sydney representa el equivalente a fumar 19 cigarrillos.

Pero la contaminación del aire no tiene por qué alcanzar niveles tan extremos para causar un daño grave. Mucho más comúnmente, las personas no son conscientes de la contaminación diaria que respiran debido a la quema de combustibles fósiles, como el carbón y el gas. De hecho, más del 90 por ciento de los niños están expuestos a concentraciones de PM 2.5 más altas que las pautas de la Organización Mundial de la Salud sobre la contaminación del aire exterior. A lo largo de la vida, el aire insalubre daña los pulmones y aumenta los riesgos de una serie de enfermedades, desde el asma hasta la neumonía. Y debido a su pequeño tamaño corporal y a los factores citados anteriormente, los niños absorben más de esta contaminación que los adultos.

De manera similar, el informe de The Lancet señala que los niños son particularmente vulnerables a los efectos del calor. Específicamente, los niños pequeños están en mayor riesgo de experimentar desequilibrio de electrolitos, fiebre, enfermedad respiratoria y enfermedad renal durante los períodos de calor extremo. Los índices de muertes relacionadas con el calor son cuatro veces más altos entre los niños menores de un año de edad en comparación con las personas de 1 a 44 años de edad. Los cambios en los patrones de temperatura y precipitación también influyen en la transmisión de enfermedades de los insectos a los humanos. En particular, el paludismo y el dengue se propagan a través de los mosquitos, y la idoneidad del clima para la transmisión de estas enfermedades está aumentando en numerosas partes del mundo. Debido a que los niños y niñas tienden a pasar más tiempo al aire libre, es más probable que contraigan estas enfermedades. En 2017, los niños representaron el 61 por ciento de todas las muertes por malaria en todo el mundo, y el cambio climático está poniendo a más niños en un riesgo aún mayor.

Los cambios en los patrones climáticos, las sequías y los incendios también amenazan con reducir el rendimiento de los cultivos y aumentar la inseguridad alimentaria. Además, el aumento del dióxido de carbono parece disminuir la calidad de los nutrientes de alimentos básicos cruciales como el trigo y el arroz. Combinadas, es probable que estas tendencias exacerben el ya grave problema de salud mundial de la malnutrición, que actualmente es responsable de casi una quinta parte de las muertes prematuras y de la mala salud en todo el mundo. Las consecuencias de la desnutrición son especialmente graves entre los niños. En 2018, el 22 por ciento de los niños menores de cinco años sufría de retraso en el crecimiento, lo que significa que tenían problemas de crecimiento y desarrollo. El retraso en el crecimiento es en gran medida irreversible e incluye graves consecuencias, desde una cognición más pobre hasta un mayor riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con la nutrición más adelante en la vida.

Por último, el informe de The Lancet observa que el cambio climático tiene otras implicaciones para la salud que son más difíciles de cuantificar pero cruciales de abordar, como los efectos en la salud mental. Los investigadores han descubierto que los niños corren un alto riesgo de sufrir problemas de salud mental después de los tipos de desastres naturales que probablemente aumenten debido al cambio climático. Por ejemplo, un estudio encontró que el 31 por ciento de un grupo de niños que fueron evacuados durante el huracán Katrina reportaron síntomas clínicamente significativos asociados con la depresión y el Trastorno de Estrés Postraumático. De acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades, los niños corren un riesgo particular de sufrir estrés después de un desastre porque a menudo comprenden menos lo que está ocurriendo, se sienten menos capaces de controlar los eventos y tienen menos experiencia para hacer frente a situaciones difíciles.

Proteger a los niños de la contaminación del aire, las muertes relacionadas con el calor, las enfermedades infecciosas, la desnutrición y los efectos en la salud mental asociados con el cambio climático implicará la movilización de todos los sectores de la sociedad para reducir drásticamente las emisiones e invertir en sistemas e infraestructuras de salud. El informe de The Lancet señala algunas señales prometedoras, como el aumento del compromiso público y político, y el incremento del gasto en adaptación sanitaria para mejorar la resistencia de las comunidades a un clima cambiante. Lamentablemente, sin embargo, los esfuerzos actuales están muy lejos de lo que se necesita para reducir significativamente las emisiones de carbono en la escala necesaria para abordar la amenaza que supone para la salud humana. Según un informe de las Naciones Unidas de 2019, las emisiones de gases de efecto invernadero deben comenzar a disminuir en un 7,6 por ciento este año para cumplir con los objetivos más ambiciosos establecidos en el acuerdo climático de París de 2015. Pero el mundo no está ni siquiera cerca de este objetivo, y muchos países van en la dirección opuesta. En particular, en 2018, las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía aumentaron en 2,7 por ciento en Estados Unidos. La ONU ha advertido que cada año de retraso «trae consigo la necesidad de recortes más rápidos, que se vuelven cada vez más costosos, improbables y poco prácticos».

Esperar a que la acción se haga más difícil, o quizás incluso imposible, tiene consecuencias morales atroces. Cuanto más tiempo no actuemos para abordar los riesgos del cambio climático, más vidas humanas pondremos en peligro. Y la mayoría de esas vidas pertenecerán a los más vulnerables de entre nosotros. Por lo tanto, no es de extrañar que los niños de todo el mundo hayan asumido el liderazgo en la promoción de medidas urgentes y necesarias. Lo que está en juego en materia de salud pública para ellos -y para todas las personas- aumenta cada año que pasa. Nuestra salud está fundamentalmente ligada a la salud de nuestro planeta. Por lo tanto, todos debemos considerar qué medidas debemos tomar para proteger nuestro planeta y, por lo tanto, nuestras comunidades, nuestros niños y nosotros mismos.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos