1
(2)

Botswana realizó sus primeras subastas por el derecho a cazar elefantes desde que se levantó la prohibición el año pasado.

El país tiene unos 130.000 elefantes, la mayor población del mundo.

El gobierno vendió siete licencias de caza el viernes, cada una de las cuales permite a los cazadores matar 10 elefantes en «áreas de caza controladas».

Las autoridades revocaron la prohibición de 2014 en mayo, diciendo que el conflicto entre el hombre y el elefante y el impacto negativo en los medios de subsistencia iba en aumento.

El levantamiento de la prohibición ha sido popular entre muchos en las comunidades rurales, pero ha sido muy criticado por los conservacionistas.

¿Cómo funcionaron las subastas?
Siete paquetes de 10 elefantes cada uno se vendieron en la subasta en la capital Gaborone el viernes por la tarde, informa Nomsa Maseko, corresponsal de la BBC en el sur de África.

Sólo las empresas registradas en Botswana pudieron pujar por las licencias. Los licitadores depositaron un depósito reembolsable de 200.000 pulas (18.000 dólares; 14.000 libras esterlinas).

El gobierno ha emitido una cuota para la matanza de 272 elefantes en 2020.

La caza ayudaría a las áreas más afectadas por el «conflicto de la vida silvestre humana», dijo la portavoz de la vida silvestre Alice Mmolawa a la agencia de noticias AFP.

¿Por qué se revocó la prohibición?
Muchas comunidades rurales creen que el regreso a la caza comercial ayudará a mantener a la población de elefantes alejada de sus aldeas, y también aportará ingresos muy necesarios en lugares no aptos para el turismo de alto nivel.

Pero los críticos temen que también podría alejar a los viajeros de lujo que se oponen a la caza.

Audrey Delsink, directora de vida silvestre de África para la organización benéfica Humane Society International, calificó las subastas de «profundamente preocupantes y cuestionables».

«La caza no es una herramienta eficaz de mitigación a largo plazo entre humanos y elefantes ni un método de control de la población», dijo a la AFP.

Ross Harvey, economista ambiental de Sudáfrica, dijo a la BBC: «No hay pruebas científicas que apoyen la opinión de que hay demasiados elefantes».

«Sabemos que el número de elefantes de Botswana no ha aumentado realmente en los últimos cinco años, tenemos una población estable. Los elefantes son fundamentales para la ecología de Botswana».

El predecesor del presidente Mokgweetsi Masisi, Ian Khama, introdujo la prohibición en 2014 para invertir la disminución de la población de animales salvajes

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 1 / 5. Recuento de votos: 2

Aun no hay votos