4.3
(53)

Los mitos y leyendas han descrito muchas tierras perdidas – piense en la Atlántida, Hiperbórea o Lemoria – pero hay un verdadero continente escondido bajo el Océano Pacífico justo al lado de Australia.

Los geólogos han revelado que un continente gigante debajo de Nueva Zelanda se formó como resultado de un «terremoto súper lento masivo», un proceso tectónico que también creó el Anillo de Fuego del Pacífico.

Zelanda es una vasta masa de tierra casi totalmente sumergida en el sur del Océano Pacífico. Las islas de Nueva Zelandia y Nueva Caledonia constituyen sus únicas zonas importantes sobre el agua.

Los científicos conocen a Zelandia desde hace tiempo, y el término en sí fue acuñado en 1995. La primera expedición de perforación para tomar muestras de la zona tuvo lugar en 1972, y fue seguida por una discusión que duró décadas sobre si clasificar a Zelandia como un continente o como piezas fragmentadas de masa terrestre.

En 2017, la Expedición 371 estudió muestras de núcleos de sedimentos de hasta cinco kilómetros de profundidad para descubrir que Zelandia formó parte en su día de Gondwana, un supercontinente que comprendía lo que se convertiría en África, América del Sur, Australia, la Antártida y Arabia.

Un mapa muestra el continente una vez perdido de Zealandia

Un equipo internacional de geólogos llegó a la conclusión de que Zelandia reunía todos los requisitos para ser clasificada como un continente ahogado, en lugar de un microcontinente, como las mesetas submarinas del Océano Índico. Se estima que Zelandia tiene una superficie de 4,9 millones de kilómetros cuadrados, aproximadamente dos tercios del tamaño de Australia y diez veces el tamaño de España.

El continente hundido, según sugirieron los geólogos en 2017, se desprendió de Gondwana hace unos 85 millones de años debido al movimiento de las placas tectónicas en la capa exterior de la Tierra, y se hundió bajo el agua a finales del período cretáceo (hace unos 66 millones de años), pero eso sólo es una parte del caso.

Los hallazgos recientemente publicados de la Expedición 371 postulan que el continente fue entonces esculpido por las mismas fuerzas que crearon el Cinturón de Fuego del Pacífico – un sendero a lo largo del Océano Pacífico donde se encuentran la mayoría de los volcanes activos y los epicentros de los terremotos del mundo. Se cree que la actividad sísmica a lo largo de ese cinturón es el resultado de placas oceánicas que se mueven debajo de placas continentales más ligeras.

«Sabemos que el Cinturón de Fuego del Pacífico se formó hace unos 50 millones de años, pero el proceso sigue siendo un misterio», escribieron Rupert Sutherland de la Universidad Victoria de Wellington y Gerald Dickens de la Universidad Rice en Texas.

«Proponemos un ‘evento de ruptura por subducción’ – un proceso similar a un terremoto masivo de movimiento lento – que se extendió por todo el Pacífico occidental en ese momento. Sugerimos que este proceso resucitó antiguas fallas de subducción, que habían permanecido inactivas durante muchos millones de años pero estaban preparadas para empezar a moverse de nuevo.»
El análisis de las muestras de fósiles mostró que el norte de Zelandia se hizo mucho menos profundo debido al Anillo de Fuego y probablemente tenía zonas terrestres entre 50 y 35 millones de años atrás, pero luego se sumergió en el océano un kilómetro más para llegar a su profundidad actual.

«Fue un acontecimiento de importancia verdaderamente mundial, y ahora tenemos observaciones e ideas realmente buenas para ayudarnos a llegar al fondo de lo que ocurrió y por qué», dijeron los científicos.

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 53

Aun no hay votos