3.8
(5)

Casi 300 civiles murieron en ataques en el noroeste de Siria con un 93 por ciento causado por las fuerzas sirias y rusas, dice la ONU.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUR) está «horrorizado» por el aumento de los combates en el noroeste de Siria y pidió corredores humanitarios para ayudar al mayor éxodo de civiles desde la Segunda Guerra Mundial.

Michelle Bachelet también acusó el martes al gobierno sirio y a su aliado Rusia de atacar deliberadamente a civiles e infraestructura civil.

«Ningún refugio es ahora seguro. Y como la ofensiva del gobierno continúa y la gente se ve obligada a refugiarse en bolsillos cada vez más pequeños, me temo que aún más gente será asesinada», dijo Bachelet.

Cerca de 300 civiles han muerto en ataques este año en el noroeste de Siria, con el 93 por ciento de las muertes causadas por las fuerzas sirias y rusas, dijo.

En una declaración en la que expresó «horror ante la magnitud de la crisis humanitaria», Bachelet denunció el lunes los impactos directos sobre o cerca de los campamentos de civiles desplazados, así como sobre las instalaciones médicas y educativas, incluidos dos hospitales.

Anteriormente dijo que tales actos podrían ser crímenes de guerra.

Su portavoz, Rupert Colville, preguntado si Siria y Rusia estaban atacando deliberadamente a civiles y edificios protegidos por el derecho internacional, dijo en una reunión informativa en Ginebra: «La gran cantidad de ataques a hospitales, instalaciones médicas y escuelas sugiere que no todos pueden ser accidentales».

El Hashem Ahelbarra de Al Jazeera, informando desde Hatay (Turquía), señaló que Idlib, en el noroeste de Siria, alberga a cuatro millones de personas y que la situación era «sin precedentes».

«Queda por ver si el presidente sirio Bashar al-Assad hará caso de estas advertencias humanitarias… Estas personas creen cada vez más que han sido traicionadas, abandonadas por la comunidad internacional», dijo.

Los niños se congelan
Los comentarios de los funcionarios de la ONU llegaron cuando las tropas sirias presionaron una ofensiva el martes en el último gran enclave rebelde del país. Alrededor de 900.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares y refugios en menos de tres meses, dejando a un gran número de personas a dormir a la intemperie en pleno invierno.

Los niños han muerto por exposición en los campamentos cubiertos de nieve y la ONU ha advertido que la crisis podría empeorar si no se llega a un alto el fuego para facilitar el esfuerzo de socorro.

Hasta siete niños -incluyendo uno de siete meses- han muerto recientemente por las heladas temperaturas, según un grupo de ayuda que trabaja en Idlib, Hurras Network.

«A medida que más civiles buscan desesperadamente seguridad en la frontera de Siria con Turquía, nos preocupa que el número de muertes aumente dadas las condiciones de vida absolutamente inhumanas en las que se encuentran las mujeres y los niños, con temperaturas bajo cero, sin techo y sin ropa de abrigo», dijo la organización benéfica Save the Children en un comunicado el martes.

El mayor éxodo desde la Segunda Guerra Mundial
Desde principios de febrero, la cifra de desplazamiento fue de la asombrosa cifra de 300.000, dijo.

«Sólo en los últimos cuatro días, unos 43.000 nuevos desplazados han huido del oeste de Alepo, donde los combates han sido particularmente feroces», dijo el portavoz de la ONU David Swanson a la agencia de noticias AFP.

La ola es la mayor desde el comienzo de la guerra civil hace casi nueve años. Es el mayor éxodo de civiles desde la Segunda Guerra Mundial.

«La mayor historia de horror humanitario del siglo XXI sólo se evitará si los miembros del Consejo de Seguridad, y aquellos con influencia, superan los intereses individuales y ponen en primer lugar un interés colectivo en la humanidad», dijo el lunes el coordinador de la ONU, Mark Lowcock.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.8 / 5. Recuento de votos: 5

Aun no hay votos