4.3
(13)

Dos buques de guerra rusos han partido hacia las aguas de Siria, un despliegue que se produjo justo un día después de que los ataques aéreos atribuidos al aliado de Moscú mataran allí a docenas de tropas turcas.

Las dos fragatas de la Flota del Mar Negro, el almirante Makarov y el almirante Grigorovich, «comenzaron a pasar simultáneamente por los estrechos turcos del Bósforo y de los Dardanelos hacia el Mar Mediterráneo», dijo el viernes el Ministerio de Defensa ruso. Ambas naves fueron descritas como «equipadas con armas de alta precisión: el sistema de misiles Kalibr-NK», mientras emprenden su tránsito planificado desde Sebastopol, en Crimea, para unirse a la Fuerza de Tarea Mediterránea permanente de Rusia en el extranjero.

Mientras dos barcos navegaban, sus tripulaciones «completaron una serie de ejercicios de combate naval en los campos de entrenamiento de la flota en el Mar Negro», dijo el ministerio.

A su llegada, los barcos se unieron a su compañero de clase Almirante Grigorovich, el Almirante Essen, que, al igual que el Almirante Makarov y el Almirante Grigorovich, puede llevar hasta ocho lanzadores Kalibr-NK capaces de alcanzar objetivos a más de 1.600 millas de distancia. Los buques y submarinos de superficie rusos han utilizado misiles Kalibr para atacar las posiciones del grupo militante del Estado Islámico (ISIS) como parte de la campaña de Moscú para apoyar al Presidente sirio Bashar al-Assad contra un levantamiento rebelde y yihadista.

El viernes, sin embargo, Siria se enfrentó directamente a otro enemigo: su vecino del norte, Turquía, que el jueves perdió al menos 33 tropas con más heridos en ataques aéreos que amenazaron con llevar a los dos países a la guerra y potencialmente desencadenaron un enfrentamiento mayor entre las fuerzas internacionales.

El apoyo del Irán y de Rusia ha ayudado al gobierno sirio a tomar la delantera en la guerra civil de casi nueve años del país, lo que ha permitido a los militares retomar casi todo el territorio controlado por la oposición, con la excepción de la provincia noroccidental de Idlib y algunas otras franjas de tierra a lo largo de la frontera con Turquía. Ankara apoyó la insurgencia desde el comienzo del conflicto, pero recientemente se ha encontrado en conflicto directo con Damasco al chocar las operaciones rivales.

Las tropas sirias y sus aliados han avanzado constantemente hacia Idlib al romperse un alto el fuego negociado por el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Turquía ha tratado de detener este avance enviando más tropas y equipo que tanto Siria como Rusia alegan que han sido suministrados a yihadistas como Hayat Tahrir al-Sham, la antigua rama siria de Al-Qaeda que domina Idlib.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 13

Aun no hay votos