4.3
(7)

(Imagen ; EFE/ Patricia Martínez/Archivo )

A la sombra de la pandemia de coronavirus, la RDC está tratando de hacer frente a un brote mortal de sarampión con recursos limitados.

A principios de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que el número de personas muertas por una epidemia de sarampión en la República Democrática del Congo (RDC) ha pasado de 6.000. Añadió que la epidemia, que afectaba a más de 310.000 personas desde el comienzo de 2019, es la mayor y más rápida del mundo. Según Médicos Sin Fronteras (MSF), las tres cuartas partes de los muertos son niños.

El sarampión, una infección altamente contagiosa transmitida por el aire que causa fiebre, tos y sarpullidos, puede prevenirse mediante una vacuna de dos dosis, disponible desde los años sesenta. Sin embargo, la erradicación de la enfermedad no ha sido posible, especialmente en los países en desarrollo como la República Democrática del Congo, por múltiples razones.

Según la OMS, alrededor del 86 por ciento de los niños del mundo recibieron una dosis de la vacuna contra el sarampión antes de su primer cumpleaños a través de los servicios de salud rutinarios en 2018, en comparación con el 72 por ciento en 2000. Como resultado, el número de muertes por sarampión en todo el mundo se redujo en un 80 por ciento entre 2000 y 2017, a pesar del reciente aumento del número de infecciones en Europa y América del Norte, causado por el creciente movimiento contra la vacuna.

Sin embargo, «la escasa cobertura de vacunación en las comunidades vulnerables, la malnutrición, la debilidad de los sistemas de salud pública, los brotes de otras enfermedades propensas a las epidemias, el difícil acceso de las poblaciones vulnerables a la atención sanitaria y la inseguridad que ha obstaculizado la respuesta en algunas zonas» permitieron que la enfermedad se propagara como un incendio forestal en la República Democrática del Congo y matara a miles de personas.

A pesar del devastador número de muertes, la comunidad internacional prestó poca atención al brote. Aunque unos pocos medios de comunicación informaron sobre el rápido crecimiento de la epidemia y la grave falta de fondos para hacerle frente, la devastación resultante sigue en gran medida sin cubrirse, ni siquiera remotamente igual al pánico y la preocupación por el actual brote de coronavirus.

La enfermedad viral de gran movilidad, conocida oficialmente como COVID-19, ha estado dominando los titulares mundiales desde principios de año. La capacidad del virus para difundirse rápida y fácilmente a través de las fronteras, junto con la relativa falta de conocimiento sobre su gravedad, hizo de COVID-19 la principal preocupación de la comunidad internacional, y el miércoles la OMS la declaró pandemia mundial.

El pánico que siguió rápidamente eclipsó otras epidemias masivas, aunque localmente contenidas, como el brote de sarampión en la República Democrática del Congo, tanto en atención como en recursos. La ecuación, una vez más, parece ser que cuanta más distancia -física o imaginada- menos interés, compasión y compromiso.

Además, el hecho de que el sarampión sea una enfermedad ampliamente conocida y menos misteriosa que puede prevenirse con una simple vacuna, hizo que la comunidad internacional y los medios de comunicación prestaran menos atención al brote. La epidemia del Ébola, por ejemplo, que ha causado la muerte de unas 2.000 personas en la República Democrática del Congo desde 2018, recibió mucha más atención y recursos. Diecinueve meses después del inicio del brote, el último paciente de Ebola fue dado de alta recientemente de un hospital en Beni, una ciudad de la provincia de Kivu del Norte en el este de la RDC.

Como la comunidad internacional no pudo responder a la crisis de manera eficiente, el gobierno de la RDC también se vio incapaz de contener el brote, por una serie de razones, no todas ellas relacionadas con la guerra o la corrupción.

Contexto político y respuesta
El brote de sarampión ha estado causando estragos en la República Democrática del Congo desde 2018, pero la declaración oficial de una epidemia no se produjo hasta mediados de 2019. Este peligroso retraso fue en parte el resultado de un vacío de poder político post electoral en el país. Cuando se notificaron los primeros casos de sarampión, aún no se había formado un gobierno y los ministerios funcionaban con personal interino. Este punto muerto político-institucional exacerbó los problemas existentes para hacer frente a las emergencias de salud pública, haciendo más difícil una respuesta rápida, incluida la prevención, la vigilancia y el tratamiento.

Desde que el nuevo Presidente Felix Tshisekedi asumió el cargo a principios de 2019 tras unas elecciones muy disputadas, comenzó a esbozar la reforma política y las innovaciones en materia de gobernanza en varios sectores y provincias, incluida la zona oriental de la República Democrática del Congo, donde más de 100 grupos armados siguen compitiendo por el poder local.

Con el apoyo de los organismos de ayuda, se informa de que el gobierno de la RDC ha vacunado a más de 18 millones de niños menores de cinco años en 2019. Sin embargo, en ciertas zonas, la cobertura de vacunación sistemática sigue siendo baja y el 25 por ciento de los casos de sarampión notificados son niños mayores de cinco años. Además de las bajas tasas de inmunización y vacunación, se informa de una malnutrición generalizada en al menos 48 zonas de salud de todo el país.

Además, la debilidad del sistema de salud pública y su incapacidad para cubrir -geográfica y económicamente- las necesidades básicas de atención sanitaria ha abierto el camino para una propagación más rápida del brote de sarampión. Los organismos humanitarios estiman que sería necesaria una cobertura de vacunas en todo el país de al menos el 95% si la RDC tuviera una oportunidad de combatir este brote.

Para contener esta epidemia, el gobierno de la RDC necesita mejorar los servicios de salud y la cobertura de vacunación, incluso en las zonas rurales de difícil acceso. Esto también reforzaría el acceso a una atención sanitaria más consistente para las poblaciones vulnerables y ayudaría así a prevenir futuros brotes.

Pero es poco probable que el gobierno pueda lograr esto por sí solo.

Vacío de emergencia sanitaria regional
El gobierno de la RDC necesita sin duda alguna apoyo para contener la epidemia, pero la tan necesaria ayuda no parece estar disponible, ni siquiera en el continente.

Al igual que la comunidad internacional, las potencias regionales africanas tampoco respondieron a la epidemia en la RDC de manera eficiente.

En los últimos años, muchos países del continente demostraron su capacidad para derrotar las epidemias. Por ejemplo, en respuesta a un brote de sarampión en 2019 en la vecina Uganda, el gobierno se embarcó en una rápida campaña de inmunización de cinco días en la que aproximadamente 19 millones de niños menores de 15 años recibieron la vacuna combinada de sarampión y rubéola. Esto representa el 43 por ciento de la población de Uganda.

Sin embargo, la respuesta eficaz a una epidemia en un país rara vez se traduce en una respuesta regional. Desde el Ébola hasta el sarampión, la capacidad de los países africanos para colaborar en la contención de las amenazas regionales para la salud sigue siendo precaria. Incluso los países que tienen la capacidad de ayudar a combatir las epidemias más allá de sus fronteras a menudo no lo hacen debido a las tensiones políticas y las sospechas existentes. En consecuencia, las soluciones regionales a las epidemias nunca se materializan, lo que hace que los países necesitados dependan únicamente de las potencias internacionales.

Sin embargo, esto no tiene por qué ser así.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África (CDC) se encargan de garantizar que las naciones africanas intercambien conocimientos y compartan su experiencia ante las grandes emergencias sanitarias. Por lo tanto, deben trabajar para reunir a las potencias regionales para responder al brote de sarampión en la RDC. Los países africanos están mejor situados y equipados que las ONG e instituciones extranjeras para hacer frente a las crisis de salud pública en sus territorios.

En la parte inferior de la escala de respuesta internacional
Organizaciones e instituciones internacionales, como la OMS, el UNICEF, la Iniciativa contra el Sarampión y la Rubéola y MSF, entre otras, junto con el Ministerio de Salud Pública de la República Democrática del Congo, han encabezado los esfuerzos para contener el brote de sarampión en el país. Sin embargo, la evolución del brote demuestra que sus esfuerzos, limitados por una grave falta de fondos y recursos, han sido ineficaces ante la magnitud de la epidemia.

Con el pánico mundial por el COVID-19 que se extiende más rápidamente que la enfermedad, las personas que luchan contra la mortal epidemia de sarampión en la República Democrática del Congo se encuentran atrapadas en la parte inferior de la escala de la respuesta internacional. Como las potencias regionales tampoco pueden, o no quieren, ayudar, se les deja de nuevo a su suerte.

Las respuestas de emergencia a corto plazo, cuya eficacia a menudo depende únicamente de la voluntad política de las organizaciones internacionales y del nivel de interés de la comunidad internacional, no pueden resolver la emergencia sanitaria de la RDC.

Las autoridades internacionales, regionales y nacionales deben trabajar juntas e invertir en el sistema sanitario del país para ofrecer una solución sostenible a largo plazo. Además, las instituciones regionales deben alentar a las naciones africanas a dejar atrás sus disputas políticas y trabajar conjuntamente para aprovechar mejor el talento y las capacidades del continente para responder a las emergencias. Sólo así los habitantes de los países que todavía están luchando por construir sus infraestructuras sanitarias, como la República Democrática del Congo, podrán dejar de vivir con el temor a enfermedades prevenibles como el sarampión.

Articulo : Rosebell Kagumire / Freddy Bikioli Bolombo

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 7

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here