4.9
(8)

Altos cargos del gobierno del Reino Unido se han vuelto menos escépticos ante la teoría marginal de que la pandemia de coronavirus vino de un laboratorio en Wuhan, China, el epicentro original del brote, dijeron fuentes de alto rango al Daily Mail.
Un miembro de Cobra, el comité de emergencia dirigido por el Primer Ministro Boris Johnson, dijo al papa que aunque todavía se cree que el virus se originó en animales, los informes de inteligencia no han descartado la posibilidad de que la enfermedad mortal fuera causada por el hombre.

«Hay una visión alternativa creíble [a la teoría zoonótica] basada en la naturaleza del virus. Tal vez no sea una coincidencia que exista ese laboratorio en Wuhan. No se descarta», dijo la fuente anónima al periódico británico.

Los rumores de que las autoridades chinas tuvieron algo que ver con el brote se han basado únicamente en el hecho de que Wuhan es la sede del Instituto de Virología. La instalación, que se cree que tiene los laboratorios más avanzados de China, se encuentra a una docena de kilómetros del mercado de vida silvestre que fue señalado por Beijing como la fuente de la pandemia. Los expertos del instituto fueron los primeros en sugerir que la enfermedad se había transmitido a los humanos a través de los murciélagos.

Se pensaba que las sugerencias de que el Covid-19 fue hecho por el hombre eran meras teorías de conspiración no apoyadas por ninguna prueba real, pero ahora ha surgido que esta posibilidad fue discutida al más alto nivel en el Reino Unido.

Algunos expertos han planteado la teoría de que el virus puede haberse filtrado accidentalmente del laboratorio. El profesor Richard Ebright del Instituto de Microbiología Waksman de la Universidad de Rutgers dijo al Mail el domingo que, aunque el Covid-19 no es claramente un arma biológica, podría haberse escapado de las instalaciones por accidente.

Ebright afirma saber que los virólogos chinos emplearon medidas de seguridad insuficientes durante sus estudios, creando una situación en la que «la recolección de virus, el cultivo, el aislamiento o la infección animal supondrían un riesgo sustancial de infección de un trabajador del laboratorio, y del trabajador del laboratorio entonces el público».

Las sospechas británicas se hacen eco de las de sus aliados en los EE.UU., donde Washington ha aludido a la participación de China en el brote en muchas ocasiones. El presidente Donald Trump ha sido criticado por referirse al Covid-19 como «el virus chino», mientras que un funcionario de la Casa Blanca también calificó la enfermedad como «Gripe Kung».

Los diplomáticos de Beijing respondieron sugiriendo que el coronavirus no era de origen chino y que podría haber sido traído a Wuhan por el ejército de EE.UU.

Teherán también contribuyó, con el jefe del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, Hossein Salami, sugiriendo que el Covid-19 fue «posiblemente» un ataque biológico de los estadounidenses contra China e Irán, que luego se extendió por todo el mundo. Sin embargo, el juego de culpas internacional nunca fue respaldado por ningún hecho, con los políticos siempre dejando espacio para el debate en sus supuestos.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.9 / 5. Recuento de votos: 8

Aun no hay votos