3.6
(8)

Desde el brote del virus del SARS-CoV-2, los científicos se han esforzado por identificar la especie de origen para comprender cómo el nuevo coronavirus saltó primero de sus huéspedes animales a los humanos y ahora, los investigadores proponen que los perros callejeros pueden haber sido el origen de la actual pandemia de COVID-19.

COVID-19 podría haber sido transmitido a los humanos por perros callejeros -específicamente intestinos de perro- que habían comido carne de murciélago, según un estudio, publicado en la revista Molecular Biology and Evolution.

La enfermedad podría haber evolucionado rápidamente en los intestinos de los perros que consumieron murciélagos portadores de un coronavirus ancestral.

«Nuestras observaciones han permitido la formación de una nueva hipótesis sobre el origen y la transmisión inicial del SARS-CoV-2», dijo el investigador del estudio Xuhua Xia de la Universidad de Ottawa en Canadá.

«El antepasado del SARS-CoV-2 y su pariente más cercano, un coronavirus de murciélago, infectó el intestino de los cánidos, lo que muy probablemente dio lugar a la rápida evolución del virus en los cánidos y su salto a los humanos. Esto sugiere la importancia de vigilar los coronavirus similares al SARS en los perros salvajes en la lucha contra el SARS-CoV-2», elaboró Xia.

Xia ha estudiado durante mucho tiempo las firmas moleculares de los virus en diferentes huéspedes.

Cuando los virus invaden un huésped, sus genomas a menudo llevan las cicatrices de la batalla de luchar y evadir el sistema inmunológico del huésped a través de los cambios y adaptaciones que se encuentran en sus genomas.

Los humanos y los mamíferos tienen una proteína centinela antiviral clave, llamada ZAP, que puede detener a un virus en su camino evitando su multiplicación en el huésped y degradando su genoma.

El objetivo viral es un par de letras químicas, llamadas dinucleótidos CpG, dentro de su genoma de ARN.

Los dinucleótidos CpG actúan como una señal que el sistema inmunológico de una persona utiliza para buscar y destruir un virus. El ZAP patrulla los pulmones humanos y se produce en grandes cantidades en la médula ósea y los ganglios linfáticos, donde el sistema inmunológico prepara primero su ataque.

Para los hallazgos, los investigadores examinaron todos los 1252 genomas del virus Betacoron de longitud completa depositados en el GenBank hasta la fecha.

Xia encontró que el SARS-CoV-2 y su pariente conocido más cercano, un coronavirus de murciélago (BatCoV RaTG13), tienen la menor cantidad de CpG entre sus parientes coronavirus cercanos.

Esto sugiere que es probable que el sistema digestivo de los mamíferos sea un objetivo clave infectado por coronavirus.

estudio ; https://academic.oup.com/mbe/article/doi/10.1093/molbev/msaa094/5819559

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.6 / 5. Recuento de votos: 8

Aun no hay votos