5
(3)

Una severa sequía en la región central de Chile está entrando en su décimo año, estableciendo un récord para el período de sequía más largo del país. Los registros desde 1915, cuando la nación comenzó a mantener datos, mostraron que ninguna sequía ha durado más tiempo y que la mega-sequía anterior de esta escala probablemente ocurrió hace más de 1.000 años.

En los últimos 10 años, las precipitaciones en la zona central de Chile han estado cada año por debajo de lo normal en un promedio de 20 a 45 por ciento, lo que es extremadamente bajo. En los alrededores de la capital, Santiago (7 millones de habitantes), la falta de lluvia ha sido particularmente grave. Entre 2014 y 2019, sólo se ha registrado entre el 10 y el 20 por ciento de las precipitaciones normales.

En 2019, la zona del Gran Santiago en Valparaíso registró precipitaciones de casi un 80 por ciento por debajo de la mínima registrada anteriormente. En la región norteña de Coquimbo, las precipitaciones disminuyeron en un 90 por ciento.

Según René D. Garreaud, científico de la Universidad de Chile, se estima que la última «mega-sequía» de esta escala probablemente ocurrió en esta región hace más de 1.000 años.

La ausencia de lluvias importantes ha tenido consecuencias a largo plazo, especialmente para los agricultores. El año pasado, el Ministerio de Agricultura declaró emergencias agrícolas en más de 50 municipios, ya que decenas de miles de animales de granja perecieron y muchos otros están en peligro. Los sistemas de abastecimiento de agua están sometidos a presión y los embalses se están secando.

Las imágenes satelitales tomadas por el Operational Land Imager (OLI) en Landsat-8 muestran la drástica diferencia de cuatro años de los niveles de agua en El Yeso, uno de los principales embalses de Santiago.

La primera imagen fue tomada en marzo de 2016, cuando el embalse contenía unos 219 millones de metros cúbicos de agua (7.700 millones de pies cúbicos).

La segunda imagen fue capturada en marzo de 2020, cuando el volumen se desplomó a 99 millones de metros cúbicos (3 mil millones de pies cúbicos), cerca del 40 por ciento de la capacidad.

El Yeso el 19 de marzo de 2016. Crédito de la imagen: NASA / Landsat 8-OLI
El Yeso el 14 de marzo de 2020. Crédito de la imagen: NASA / Landsat 8-OLI

La mayor parte del agua que llega al embalse suele caer en forma de nieve en las montañas cercanas que se derriten durante la primavera y el verano, restaurando los arroyos que fluyen hacia el embalse. Sin embargo, hubo una falta de nieve en los últimos años, lo que significa que algunos picos clave al sur y al este están desnudos.

via watchers

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 3

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here