3.3
(4)

Era cerca de la 1am del jueves pasado cuando Dorothy Masika fue despertada por el estruendo del agua y las rocas cuando se estrellaron en el Monte Rwenzori.

Luego vinieron las alarmas de los que vivían en las zonas de las colinas, los que podían correr, corriendo para advertir a la gente a lo largo del valle y las tierras bajas para que corrieran. Un torrente de agua bajaba por la montaña. Cuatro ríos del distrito de Kasese – el Nyamwamba, Mubuku, Nyamughasana y Lhubiriha – se habían desbordado.

«Me di cuenta de que se avecinaba un desastre. Era una cuestión de vida o muerte», dice Masika, de 34 años, al Guardian. «Corrí de vuelta a la casa para despertar a mi marido y a mis hijos. Llamé y alerté a nuestros vecinos. Las inundaciones y las piedras vienen a matarnos», dice.

Esa noche, las fuertes lluvias en la zona occidental de Uganda arrasaron hogares, escuelas, granjas sumergidas, cortaron puentes y dejaron varios caminos inaccesibles, lo que afectó a 24.760 casas y a unas 173.000 personas, según un informe de evaluación provisional del comité de desastres.

«No podíamos dormir en la colina. Hacía mucho frío. Los niños estaban llorando. No había nada que pudiera hacer», dice Masika mientras enciende un fuego para cocinar en una casa improvisada en Kilembe, a unos 10 km al noroeste de la ciudad de Kasese.

«Volvimos por la tarde, después de que el agua retrocediera y vimos la gran devastación de las inundaciones. El agua destruyó y arrasó con todo», dice. «Nos hemos quedado sin hogar y muy desesperados. ¿Por dónde empezamos? Necesitamos ayuda urgente».

A unos pocos kilómetros de esta región turística, Philly Donald Baluku, un guía de viajes, dijo que el impacto fue un desastre. «He estado trabajando como guía turístico por contrato. El sector turístico cerró debido a las restricciones de Covid-19. Las inundaciones me han dejado sin hogar ahora», dice Baluku.

«¿Qué hago? Tengo nueve dependientes. Mi hermano nos ha ofrecido una habitación individual para quedarnos. Pero no tenemos ropa de cama ni comida. Estamos viviendo en una situación desesperada.

«Todas mis propiedades, plantaciones de plátano, vainilla y cultivos que se suponía que debía cosechar en septiembre fueron barridas.»

Las aguas de la inundación destruyeron la central hidroeléctrica de Nyamwamba, y arrasaron los pabellones, la morgue y los almacenes de medicamentos del hospital de las minas de Kilembe.

Las aldeas de Kyanjuki, Bulembia y Katiri están ahora enterradas bajo el barro y las enormes piedras que fueron impulsadas montaña abajo. Las casas de las tierras bajas están sumergidas en el agua.

«No he visto nada como esto. Estoy viendo por primera vez donde todo se ha derrumbado», dice Stephen Oluka, director del Centro Nacional de Coordinación y Operaciones de Emergencia de Uganda, en una visita a la ciudad de Kasese.

«La infraestructura ha sido dañada. El hospital y la central eléctrica han sido invadidos. Las casas de la gente a lo largo del camino han sido barridas. Los jardines, los cultivos y las vacas han sido destruidos», dice.

Las escuelas e iglesias han sido designadas como campos de desplazados temporales.

«Las condiciones de vida son malas y alarmantes. Faltan las instalaciones básicas», dice Catherine Kugoza, 37, madre de seis hijos, refugiada en la iglesia de Karusandara, a unos 20 km al sur de Kasese.

«Nos estamos muriendo de hambre. La gente está tomando agua sucia del arroyo. La única letrina está llena. La gente está defecando al aire libre. Esta es una receta para brotes de enfermedades como el cólera y la disentería.»

El campamento albergaba a más de 1.000 personas, en su mayoría mujeres y niños, con sólo 18 tiendas suministradas por Save the Children.

«Es una situación de crisis. Tenemos niños en los campamentos. No tienen mantas, necesitan mosquiteros, la gente no tiene comida», dice Robert Centenary, un legislador de la municipalidad de Kasese. «La gente no tiene suministros para purificar el agua; no tienen utensilios para usar en los campamentos. La situación ha causado una terrible crisis de saneamiento. Podemos terminar degenerando en un brote de cólera.

«Realmente necesitamos mucho apoyo en materia de agua y saneamiento. Queremos que el gobierno venga inmediatamente a rescatar a la gente».

La Sociedad de la Cruz Roja de Uganda dice que las necesidades inmediatas incluyen refugio, alimentos, ropa de cama, mosquiteros, utensilios, baños móviles, instalaciones de almacenamiento de agua y lonas. Está pidiendo más recursos.

Oluka dice que el hacinamiento en los centros improvisados complicó los esfuerzos para combatir el Covid-19. «Las directrices se han visto comprometidas. No vi a nadie [desplazado] en los campos con una máscara. Los líderes están diciendo a la gente que mantenga el distanciamiento social, pero no es posible. Hay hacinamiento en los campamentos».

Añade: «No creo que ahora estén preocupados por el coronavirus, que no han visto. Están preocupados por lo que les ha afectado ahora [las inundaciones], la seguridad de las aguas y sus medios de vida».

En sus previsiones de marzo a mayo, la Autoridad Meteorológica Nacional de Uganda advirtió de fuertes lluvias en varias partes del país, que podrían provocar inundaciones y deslizamientos de tierra, causando pérdidas de vidas, destrucción de bienes e infraestructura.

Las inundaciones y los desprendimientos de tierra han causado la muerte de 194 personas en la vecina Kenya y 65 en el noroeste de Rwanda en la última semana. El domingo por la mañana hubo otra oleada de inundaciones repentinas en Uganda.

«Hemos observado la magnitud del problema. Es demasiado grande. Requiere intervenciones inmediatas, a medio y largo plazo», dice Oluka.

«El gobierno se ocupará de trasladar a la gente de las zonas peligrosas de Rwenzori a zonas más seguras cuando los fondos lo permitan».

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.3 / 5. Recuento de votos: 4

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here