4.7
(7)

Las pintorescas playas de Nueva Zelanda se asemejan a algo de una película de terror, después de que las costas arenosas hayan tomado un tinte rojizo debido a las hordas de pequeñas langostas que perecen al intentar reproducirse.
El extraño espectáculo ocurrió en Otago, en el sur del país, donde millones de langostas se aferraron a la playa durante la marea alta pero perecieron una vez que la marea bajó. Los crustáceos «se asientan» en la arena durante la temporada de apareamiento, pero parece que todos los buenos inmuebles estaban ocupados, lo que obligó a innumerables langostas a arriesgarse en la playa.

Las secuelas de su fatídico error pueden verse en una impresionante fotografía, que muestra una playa con rayas de color rojo oscuro en la arena.

Sin embargo, su desaparición difícilmente significa el fin de las langostas en cuclillas en Nueva Zelanda. Un experto que estudia las criaturas le dijo al Guardian que las langostas perecidas son solo una «pequeña» fracción del total.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 7

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here