3.7
(3)

Se ha descubierto un sistema de fallas de 250 millones de años de antigüedad que suministra metano a enormes cráteres que se alinean en el suelo del Océano Ártico.

Cientos de cráteres, con algunos de más de 3.000 pies de ancho, fueron descubiertos por los científicos en 2017 cuando estaban haciendo un mapa del suelo del Mar de Barents. Estos cráteres se formaron por enormes explosiones de metano miles de años antes, al final de la última edad de hielo. La región estuvo una vez cubierta por una capa de hielo, que pesaba sobre la tierra abajo. A medida que el planeta se calentaba y el hielo retrocedía, los depósitos de metano en las profundidades de la superficie del océano se volvían inestables y se desplazaban hacia arriba, creando enormes montículos en el fondo del mar. Eventualmente, estos montículos explotaron, dejando un cráter detrás. Según publica newsweek

Los investigadores también encontraron montículos de metano sin explotar en el lecho marino, algunos de más de 1.600 pies de ancho.

Aunque los investigadores sabían que el metano se filtraba del fondo marino en esta zona, se desconocía de dónde provenía el metano. En un estudio publicado en Scientific Reports, los investigadores dirigidos por Malin Waage, de la Universidad Ártica de Noruega, han encontrado lo que creen que es la fuente del metano que crea estos montículos y los cráteres subsiguientes.

El equipo utilizó datos sísmicos 3D de alta resolución para observar lo que ocurría debajo de los cráteres. Sus hallazgos mostraron que los cráteres estaban dentro de una zona de falla que databa de unos 250 millones de años. «Las intersecciones de las fallas y los planos de las fallas típicamente definen los perímetros de los cráteres», escribió el equipo. Dicen que el sistema de fallas es responsable del tamaño y la forma de los cráteres, con el metano subiendo por las grietas en el lecho de roca.

Anteriormente, los investigadores habían sugerido que el calentamiento global al final de la última edad de hielo había causado la inestabilidad que llevó a las explosiones de metano. Sin embargo, los últimos hallazgos «añaden varias capas a ese cuadro», dijo Waage en una declaración. «Ahora vemos que ha habido una debilidad estructural debajo de estos cráteres gigantes, durante mucho más tiempo que los últimos 20.000 años».

Los investigadores dicen que procesos similares pueden conducir a explosiones de metano y a la formación de cráteres en otras áreas donde el hielo se está retirando de la misma manera que sucedió en el Mar de Barents hace miles de años. También dicen que una región más amplia necesita ser cartografiada para entender completamente cuán lejos se extiende el sistema de fallas. «Nuestro estudio en 3D cubrió aproximadamente el 20 por ciento de toda el área del cráter», dijo Waage. Si un sistema de fallas similar existe en un área más amplia, podría representar una amenaza para las operaciones marinas, dijo.

El profesor Tim Minshull, de la Universidad de Southampton, Reino Unido, que ha estudiado características similares del lecho marino en otros lugares pero no participó en las últimas investigaciones, dijo que el estudio es importante para comprender cómo se puede formar un tipo común de característica del lecho marino, así como cuándo y cómo puede escapar el gas del lecho marino.

«Cráteres del fondo marino como los descritos en el documento se han observado en una variedad de lugares en todo el mundo, y la forma precisa en que se forman es un poco desconcertante», dijo a Newsweek en un correo electrónico. «Hay un entendimiento general de que hay una depresión porque algo ha sido removido de debajo, pero usualmente no tenemos suficiente información para decir mucho más. En este lugar, hay un interés añadido debido a la relación propuesta entre el escape de gas y el retroceso de una capa de hielo, un fenómeno que podría repetirse en el futuro.

«El trabajo también tiene cierta importancia práctica: si en el futuro vamos a almacenar bajo el lecho marino parte del dióxido de carbono que generamos, para elegir los lugares adecuados necesitamos entender dónde y cómo podría escapar».

Waage dijo que el equipo está ahora recogiendo y analizando datos de una región del Mar de Barents que tiene estructuras de cráteres similares, permitiéndoles producir un mapa más grande y detallado de la falla. «Todavía hay mucho que no sabemos sobre este sistema», dijo.

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 3.7 / 5. Recuento de votos: 3

Aun no hay votos