2.6
(7)

Millones de langostas invadieron un suburbio de la capital de la India, Nueva Delhi, trayendo consigo el riesgo de una hambruna generalizada que se sumó a la creciente amenaza de la pandemia de coronavirus.

Un experto ha advertido que la India sólo tiene una «ventana corta» para encontrar la mejor manera de contrarrestar el enjambre, que según él representa una gran amenaza para la seguridad alimentaria de la nación, y ha instado a las naciones a reunir datos para darles la mejor oportunidad de hacerlo. El enjambre, el primero de este tipo en la ciudad en 40 años, descendió a Gurgaon, en las afueras de Nueva Delhi, el sábado, con miles de insectos asentándose en las terrazas y techos de las casas antes de ser arrastrados por los fuertes vientos

El Ministro de Trabajo y Desarrollo de la ciudad, Gopal Rai, se dirigió posteriormente a Twitter para instar a los magistrados de distrito a «permanecer en alerta máxima» mientras intensificaban sus esfuerzos para contener las plagas.

Se está desplegando personal para ofrecer orientación sobre la mejor manera de ahuyentar a los insectos, con soluciones que van desde soltar fuegos artificiales, tocar tambores y tocar música a gran volumen.

En mayo, vastas nubes de langostas del desierto de hasta cuatro millas de largo se apiñaron en el estado occidental de Rajastán de la India desde el Pakistán, y desde entonces los enjambres han avanzado hasta cinco estados diferentes en busca de alimentos.

El 20 de junio, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) aconsejó a la India que se mantuviera en alerta máxima porque «siguen apareciendo grupos y enjambres de adultos criados en primavera a lo largo de la frontera entre la India y el Pakistán, muchos de los cuales han continuado hacia el este en varios estados del norte de la India porque las lluvias monzónicas todavía no han llegado a Rajastán (India)».

La capacidad de la langosta del desierto para moverse y reproducirse rápidamente la hace enormemente destructiva.

Las langostas adultas pueden volar hasta 150 kilómetros por día y consumir su propio peso corporal en la vegetación fresca.

En el África oriental se está produciendo el peor brote de langosta de los últimos decenios, desencadenado por el cambio climático y los conflictos regionales generalizados, y la situación se ve agravada por la pandemia.

Andre Laperriere, Director Ejecutivo de Global Open Data for Agriculture & Nutrition (GODAN), una organización no gubernamental financiada en parte por el Departamento de Desarrollo Internacional (DfiD), dijo: «En medio de la actual pandemia y de una ola de calor, la India se enfrenta a otro brote que ahora amenaza su seguridad alimentaria: la infestación de langostas.

«El país se enfrenta ahora al peor brote de langostas en 25 años, con enjambres que atacan los cultivos en todo el oeste del país y que ahora se desplazan hacia los estados centrales».

Un enjambre de langostas puede destruir suficiente comida para alimentar a 35.000 personas, dijo el Sr. Laperriere.

Añadió: «El corto plazo de que dispone la India para hacer frente al actual brote de langostas significará que el Gobierno tendrá que identificar métodos eficaces para evitar grandes pérdidas de cosechas antes de la temporada de los monzones.

«La nueva ola de langostas podría allanar el camino a una mayor inseguridad alimentaria que dejará a más personas en peligro de morir de hambre, en la que ya hay 194 millones de personas subnutridas en la India.

«Hay otras preocupaciones sobre el impacto en los medios de vida y el daño a la economía agrícola nacional.

«Aunque es difícil controlar las nubes de langostas, si actuamos con prontitud, tenemos la posibilidad de evitar que se forme un enjambre.

«Las interacciones entre las poblaciones de langostas, la dirección del movimiento y la escala del desplazamiento, y la previsibilidad de las precipitaciones estacionales son cálculos complejos que requieren datos de fuente abierta e información disponible de forma transparente para que los investigadores puedan predecir eficazmente las posibilidades de un brote.

«La puesta en común de recursos y la creación de herramientas de código abierto pueden ayudar a vigilar y mitigar un brote.

«Los datos son fundamentales para prevenir un brote, ya que la vigilancia de las precipitaciones y del medio ambiente puede ayudar a trazar un mapa de las zonas que probablemente se verán afectadas.

«Por ejemplo, los datos sobre la humedad del suelo pueden ayudar a predecir un brote con dos o tres meses de antelación, lo que da tiempo suficiente para la preparación».

Información vía express.co.uk

Comenta con Facebook

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media 2.6 / 5. Recuento de votos: 7

Aun no hay votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here